Afirma que el nuevo grupo li­de­rará el "profundo pro­ceso de trans­for­ma­ción" del sector

Goirigolzarri garantiza más valor a los accionistas tras la fusión Bankia y CaixaBank

La CNMC au­to­riza la ope­ra­ción y ad­vierte de riesgos de mo­no­polio en al­gunas zonas

Goirigolzarri, pte. de Bankia.
Goirigolzarri, pte. de Bankia.

Entre el pa­sado y el fu­turo más in­me­diato se ha mo­vido el dis­curso del pre­si­dente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ante la úl­tima junta del banco tras el acuerdo de fu­sión con CaixaBank. En este sen­tido, Goirigolzarri ha ga­ran­ti­zado a los ac­cio­nistas una mayor ren­ta­bi­lidad que la que ob­ten­drían con la en­tidad en so­li­ta­rio. Tan sólo unas horas des­pués, la CNMC ha apro­bado la ope­ra­ción que dará lugar al primer banco en España por ac­tivos ya que no ame­naza la com­pe­ten­cia.

José Ignacio Goirigolzarri ha aprovechado su discurso en la última junta de Bankia como entidad independiente para lanzar un guiño a los accionistas, que se beneficiarán de la fusión con CaixaBank ya que "es la mejor forma de poder retribuirles en base a una rentabilidad que será muy superior en el caso de la entidad combinada, que en el de la entidad en solitario.

El todavía presidente de Bankia, y que tendrá el mismo cargo en el banco resultante, ha asegurado que la fusión con CaixaBank es "un proyecto enormemente ilusionante" y que va más allá del tamaño, ya que con su anticipación van a liderar "el profundo proceso de transformación que va a tener nuestro sector".

Goirigolzarri ha afirmado que el proceso de fusión discurre según lo previsto y a la espera, casi de forma inmediata, de la aprobación por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Dicha autorización ha llegado tan sólo unas horas después de la celebración de la junta de accionistas celebrada en Valencia. La CNMC aprueba la operación en primera fase, pero sujeta a determinados compromisos que podrían afectar a "la competencia efectiva en determinados ámbitos del mercado de banca minorista".

El análisis de la CNMC detecta 86 casos (según los códigos postales) en los que la entidad quedará "bien en una situación de monopolio o en situación de duopolio expuesta a débil presión competitiva".

La CNMC ha identificado "un riesgo de exclusión financiera" en aquellos lugares donde están presente tan sólo las dos entidades en proceso de fusión, lo que podría suponer "posibles efectos adversos para los consumidores" ante el posible cierre de las oficinas bancarias presentes en la zona, con unas peores condiciones para los clientes de Bankia.

Por todo ello, el supervisor de competencia ha impuesto un decálogo de condiciones que eviten tanto un empeoramiento de las condiciones de los clientes procedentes de Bankia, como de los acuerdos del uso de los cajeros automáticos con ING, Euro 6000 y Banco Sabadell, entre otros compromisos para aprobar la fusión.

Foco en el cliente

Antes de todas las consideraciones de la CNMC, el presidente de Bankia indicaba que "sólo a través de una entidad con el tamaño necesario seremos capaces de invertir y desarrollar herramientas y productos que satisfagan las necesidades de nuestros clientes".

En su opinión, esta fusión también ofrece ventajas para los empleados con nuevas "oportunidades profesionales para poder desarrollarse en los próximos años". Goirigolzarri ha reconocido que el proceso de adaptación a corto plazo "no será fácil", pero está convencido de en el medio plazo "nuestros profesionales tendrán acceso a mayores posibilidades de crecimiento en sus carreras".

Duros años

El presidente de Bankia también repasado, junto a su consejero delegado, José Sevilla (que no se seguirá en el nuevo CaixaBank), los duros ejercicios que bajo su gestión el grupo se ha transformado de una manera radical.

"Bankia ha pasado de ser el principal problema del sector financieo y de la estabilidad de nuestro país en el año 2012, a ser un referente dentro del sector y a contribuir de forma decisiva a la mejora socioeconómica de nuestro país en 2020", ha afirmado durante su discurso en la junta celebrada en Valencia.

Según Goirigolzarri, "hemos recorrido un largo camino desde que en 2012 iniciábamos este proyecto. Hemos atravesado momentos muy duros desde ese mayor de 2012. El camino no ha sido siempre fácil. Pero hoy puedo decir con un enorme orgullo que el equipo de Bankia ha conseguido lo que quizás, muchos dudaban que fuese posible: convertir a Bankia en un banco sostenible, solvente y con altos índices de satisfacción por la calidad de servicio prestada por la entidad".

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, se ha centrado en su discurso en repasar el ejercicio de 2020, muy complicado tanto por la pandemia como por unos tipos de interés en negativo y que se mantendrán en esos niveles, según las previsiones, por bastante tiempo.

Futuro de la plantilla

Como era previsible, la mayoría de las intervenciones en la junta de accionistas ha correspondido a los representantes sindicales que han mostrado su temor ante el futuro laboral de los trabajadores de Bankia, sobre todo tras cómo se ha dividido en organigrama del nuevo CaixaBank con una minoría de directivos procedentes del grupo nacionalizado.

José Ignacio Goirigolzarri ha respondido a todos ellos reconociendo la valía del equipo de Bankia durante toda su gestión. En su opinión, el peso de los directivos de Bankia es equilibrado en el nuevo CaixaBank. El banquero se ha comprometido a que prime la meritocracia en el futuro banco.

Respecto a la negociación, ha indicado la intención de buscar acuerdos con los sindicatos y que, en la mayoría de lo posible, las salidas serán voluntarias y que se buscará la equiparación de condiciones laborales para todos los empleados.

Artículos relacionados