BANCOS

El banco se des­ploma en Bolsa tras el cambio en la pre­si­dencia del banco cen­tral turco

Torres (BBVA) no aprende pese al centenar de latigazos recibidos por Turquía

Y su con­se­jero de­le­gado (de origen turco) quiere más peso en la fi­lial Garanti

Garanti
Garanti

Lo del pre­si­dente del BBVA, Carlos Torres, ya no se sabe si es "pasión tur­ca", al es­tilo de su an­te­cesor y mentor Francisco González (FG), o puro ma­so­quismo por su apuesta por un mer­cado tan con­vulso como Turquía que ha lle­gado a tener más aten­ciones que el es­pañol, aunque aún a dis­tancia de México, el prin­cipal mo­tor. La úl­tima ocu­rrencia de un poco de­mó­crata pre­si­dente como Receb Tayyin Erdogan ha sido la del cambio del pre­si­dente del Banco Central de Turquía tan sólo cuatro meses de su nom­bra­miento.

El descalabro bursátil del BBVA estaba más cantado y versionado que el Yesterday de The Beatles, desde la última o penúltima maniobra del presidente turco para cambiar al máximo responsable del Banco Central del país como el que cambia de ropa interior. No es la primera ocasión que ocurre, pero el presidente del BBVA parece cegado por su apuesta en la su posición en ese mercado que ha ido a menos.

Carlos Torres, escoltado por su consejero delegado de origen turco, Onur Genç, mantiene el gesto impávido ante cualquier adversidad que puedan encontrarse en un mercado que ya ha estado cuestionado incluso por los supervisores. El Banco Central Europeo (BCE) se ha mostrado más que vigilante respecto a la participación del BBVA con casi un 50% de Garanti.

Es la enésima ocasión, en los últimos años, que la fluctuación de la lira turca y la situación macroeconómica de ese país pasa factura al BBVA por su participación mayoritaria en Garanti. El beneficio atribuido de su filial turca ha superado en su contribución a la de España y tan sólo se sitúa por detrás de la de México.

Sin embargo, la evolución de su negocio en el mercado turco parece haberse estancado ante el apoyo del presidente del país a los bancos públicos. Incluso, Garanti se situaría en un segundo puesto por cuota de mercado, según datos del propio grupo 17,6%, entre los bancos privados, encabezados por Turquiye (Isbank).

Tras el excedente de capital de 8.500 millones de euros logrados con la venta del negocio en Estados Unidos, el consejero delegado del BBVA parecía más dispuesto en tomar una mayor posición accionarial en Garanti que en fraguar una operación en España como la frustrada con el Banco Sabadell. Y eso que Onur Genç venía de pilotar la filial estadounidense.

Curados en salud

El estropicio bursátil sufrido por el BBVA en el inicio de la semana ha debido llevar a sus responsables a justificar cómo de bien están prevenidos ante cualquier fluctuación brusca de las divisas en los mercados en los que el grupo de Carlos Torres tiene presencia, caso concreto de Turquía.

El grupo con aún sede en Bilbao, hasta el momento que se traslade a Ankara, indica en su web que "en el caso concreto de Turquía... tiene una cobertura de alrededor del 60% sobre los resultados esperados de Garanti BBVA para 2021. Asimismo, con el actual nivel de coberturas, la sensibilidad del ratio de capital CET fully loaded de BBVA ante una depreciación del 10% de la turca es muy limitada", tan sólo de dos puntos básicos negativos.

El banco también esgrime su "demostrada experiencia en la gestión de banca universal en mercados emergentes" gracias a un modelo descentralizado. Se trata de la estrategia MPE (Multiple Point of Entry, que no falten términos en inglés que tanto gustan en la seda de Las Tablas).

Esa estrategia, según el banco, actúa "a modo de cortafuegos natural" y evita contagios entre filiales. "Al no existir financiación cruzada, el modelo MPE limita el riesgo de BBVA al valor en libros de la inversión en sus filiales que, en el caso concreto de Turquía, ascendía a 3.640 millones de euros a cierre de 2020 (en torno al 9% del valor tangible del Grupo)".

Bien es cierto, que el valor del fondo de comercio a diciembre de 2020 descuenta 254 millones de euros. Tal vez por ello, el GPS de los analistas e inversores se descontrole ante esta presencia turca del BBVA que ha dado muchos dolores de cabeza desde su entrada en el capital de Garanti.

Artículos relacionados