BOLSA

La banca española, dudas a corto plazo

La re­ciente me­dida de la Reserva Federal de poner fin a la mo­ra­toria sobre el ca­pital a los grandes bancos ha puesto en jaque a las en­ti­dades nor­te­ame­ri­canas con in­tensas caídas que se han tras­la­dado al Viejo Continente. En el caso de España, esta de­ci­sión coin­cide además con el es­tudio de po­si­bles quitas para los cré­ditos ava­lados por el Estado.

Sería a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) concedidos a empresas y autónomos perjudicados por la crisis del coronavirus. Las entidades españolas podrían tener que asumir pérdidas por hasta 1.300 millones de euros si finalmente se confirman.

Esta es la cifra que maneja la agencia Moody´s en su último informe sobre el sector teniendo en cuenta que la cobertura estatal media de esos créditos fuera del orden del 70%. De este modo, la banca debería asumir la pérdida del 30% restante. Es decir, la parte no avalada.

Los analistas de la firma, en cualquier caso, confían en que el efecto negativo para la cuenta de resultados del sector, ya muy castigadas de por sí por las provisiones dotadas frente a la covid, se vea limitado debido a que la cancelación de préstamos estaría concebida como una medida de último recurso.

De hecho, el informe pone de manifiesto el compromiso del Gobierno para seguir ayudando a las empresas a la espera de una normalización económica. Así lo refleja, según el informe, en el reciente paquete de ayudas directas por 11.000 millones enfocado para pymes y autónomos.

A esta complicada situación se ha unido en estos días la decisión del presidente turco, Erdogán, de sustituir al gobernador del banco central del país por desavenencias en su política monetaria, lo cual ha vuelto a provocar el hundimiento de la lira turca y un nuevo maremoto en el mercado de divisas. El principal perjudicado es el BBVA, pero el resto de entidades financieras también se ven salpicadas.

Un complejo escenario que ha detenido por completo la tendencia alcista de la banca mostrada en las últimas semanas ante la expectativa de que la inflación pudiera acelerar un proceso de endurecimiento monetario, más beneficioso para el sector.

Artículos relacionados