Monitor del Seguro

El pro­ducto ban­cario gana peso ante la in­cer­ti­dumbre ge­ne­rada por el Covid

El depósito regresa para competir con el seguro

El 71% de los es­pañoles está ahora muy preo­cu­pado por sus fi­nanzas per­so­nales

Planes ahorro y pensiones.
Planes ahorro y pensiones.

En este primer año de pan­demia han cam­biado mu­chas cosas en España. No hace falta más que salir a la calle para com­pro­barlo, o que­darse en casa, lo que en este caso es in­cluso más re­le­vante dadas las cir­cuns­tan­cias. Pero, ¿ha cam­biado algo en estos meses en la ac­titud de los ciu­da­danos ante el aho­rro? El ahorro en pro­ductos ase­gu­ra­dores des­ti­nados a este fin (como PPA, Rentas Vitalicias, PIAS, SIALP o Unit Linked) no ha cre­cido, de hecho su­frió un des­censo del 0,42% en 2020 en tasa in­ter­anual.

Pero hay muchos otros instrumentos para hacer hucha con la mirada puesta en el largo plazo. Por ejemplo, los fondos de pensiones, que en el caso de los gestionados por las compañías aseguradoras crecieron en patrimonio en ese mismo periodo un 0,61%. Si tomamos como referencia el volumen de activos totales en estas herramientas gestionados por todo tipo de entidades el incremento es del 1,8%.

Por tanto, los españoles han preferido ahorrar en planes de pensiones y no tanto en seguros. Pero a esta ecuación le podemos añadir otros muchos productos. Por ejemplo, los depósitos. Y en este caso las cifras nos cuentan otra historia. En comparación interanual, el capital aparcado por los españoles en este tipo de instrumentos aumentó un 7,4% el año pasado. Así que, depósitos, pensiones y seguros. Ese ha sido el orden de preferencia de los ahorradores en España en el último año, con una clara predilección por los productos más líquidos (y menos rentables).

Aunque los datos son del tercer trimestre de 2020, los datos de Inverco de su informe ‘Ahorro financiero de las familias españoles’, corroboran esta tendencia: los depósitos crecen a un ritmo del 7,7% en tasa interanual, los fondos de pensiones caen un 2% y los seguros retroceden un 2,4%. En total, los activos financieros de los españoles se habían reducido un 1,8% a finales de septiembre del pasado año.

El análisis de la estructura del ahorro financiero completa la foto. Del total del ahorro financiero de las familias (2,31 billones de euros), el 41,8% está colocado en depósitos. Es el porcentaje más elevado desde 2013, y supone un contundente incremento respecto al 38,4% de 2019. El peso de los seguros es del 11,5%, ligeramente por encima de la marca registrada en diciembre de 2019 (11,1%). Y los fondos de pensiones acaparan el 5,1%, ligeramente por debajo del peso que tenía hace un año (5,2%).

Equilibrio de productos

Es decir, los seguros y las pensiones mantienen su peso con mínimos altibajos, mientras que los depósitos lo incrementan de forma clara. Si a estos instrumentos les sumamos el ahorro en Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) y la inversión directa en renta fija y variable el escenario no cambia. Los primeros tienen un peso del 14,3% (14,2% en 2019) y los segundos del 24,7% (28,7% en 2019). Los depósitos siguen siendo los líderes; y la pandemia los ha hecho todavía más fuertes.

¿Qué significa todo esto? Pues parece claro que el ciudadano español ante la incertidumbre se refugia en lo que mejor conoce, el clásico depósito, lo que supone un desafío para muchas entidades, pero sobre todo para el sector asegurador, y especialmente para aquellas compañías focalizadas en el negocio de Vida Ahorro, que ven como en estos momentos de estrés, en los que se revela la importancia del ahorro a largo plazo para superar los baches, los ciudadanos se refugian en los productos más simples y que menos valor añadido ofrecen, más ahora que prácticamente ni se remuneran.

Qué la pandemia ha provocado miedo y una mayor propensión al ahorro lo confirman algunos estudios. Según un informe de Blacktower Financial Management, el 71% de los españoles está ahora más preocupado por sus finanzas personales, lo que ha provocado un cambio de actitud hacia las finanzas personales: el 61% de los residentes españoles considera que la pandemia es una llamada de atención y el 62% mejora sus hábitos de gasto para combatir las implicaciones a largo plazo de una inminente recesión. Málaga está a la cabeza del ahorro por la pandemia, con un 77% que lo ha incrementado respecto a principios de 2020, seguida de Alicante y Murcia.

Artículos relacionados