La ma­yoría de los pro­yectos suman a py­mes, ins­ti­tu­ciones y so­cios tec­no­ló­gicos

Las energéticas reclaman un suculento trozo de tarta de los 140.000 millones de Bruselas

Iberdrola, Endesa, Repsol y Naturgy apuestan por el hi­dró­geno, las re­no­va­bles, las redes in­te­li­gentes y la eco­nomía cir­cular

Renovables
Renovables

Las em­presas ener­gé­ticas es­pañolas se han puesto las pilas y han res­pon­dido a la lla­mada del Gobierno de Pedro Sánchez para pre­sentar pro­yectos in­no­va­dores y puedan aco­gerse al Fondo de Recuperación de 140.000 mi­llones con­ce­didos a España por la Unión Europea. Iberdrola, Endesa, Naturgy, Repsol y Enagás han ci­frado una ba­tería de ini­cia­tivas que su­peran los 50.000 mi­llones de euros de in­ver­sión. Un nuevo ciclo in­versor que ga­ran­tice la re­cu­pe­ra­ción.

Todo el sector ha desplegado su artillería pesada a la call for interest (manifestación de interés) y han elevado al Ministerio para la Transición Ecológica diferentes propuestas en aras de relanzar la economía circular y reactivar el crecimiento frente a la pandemia. Una iniciativa que se enmarca dentro de los trabajos de desarrollo del Plan de Recuperación y Resiliencia impulsado por el Ejecutivo.

La mayoría de las energéticas apuestan por el hidrógeno, las renovables, la movilidad sostenible, la eficiencia energética, la transición justa, la digitalización, el almacenamiento energético, las redes inteligentes, la economía circular y la formación. Una gran parte de los mismos se prevén realizar en unión con empresas, instituciones y socios tecnológicos.

Iberdrola, 21.000 millones en cartera

Este es el caso de Iberdrola que, junto con más de 200 pequeñas y medianas empresas, socios tecnológicos, startups e instituciones, promueve un total de 150 proyectos con desarrollo en todo el territorio español en aras de potenciar el tejido industrial, orientados especialmente a la sostenibilidad, las energías limpias y el empleo.

El conjunto de los mismos movilizarán un global de 21.000 millones de euros de los cuales, al menos el 50%, se pretende lograr el apoyo de los fondos europeos y otra parte se desarrollarían con la iniciativa privada. Según ha detallado la compañía que preside Ignacio Galán, se estima que se crearían del orden de 45.000 empleos anuales y generarían un crecimiento económico de más del 1,5% del PIB.

En un momento en el que la situación económica se encuentra todavía bajo los efectos de la pandemia, la puesta en marcha de estos proyectos mejoraría la competitividad y la balanza de pagos, así como una aportación al reto demográfico del país, ya que se incluyen más de 7.000 millones de euros a entornos rurales.

Todas las iniciativas están relacionadas con la electrificación del calor, offshore flotante, la movilidad sostenible, el hidrógeno verde, iniciativas renovables innovadoras, redes inteligentes, economía circular y redes inteligentes. Dentro de esta batería de propuestas, se encuentra el anuncio del primer parque eólico marino flotante que se realizará a escala industrial con una inversión de más de 1.000 millones de euros y una capacidad de 300 MW.

El diseño y la ingeniería está previsto que arranquen este año. Hasta su entrada en operación, creará más de 2.800 empleos anuales e involucraría a 66 centros tecnológicos y empresas españolas, 52 de ellos pymes. Nueve comunidades autónomas estarían implicadas en el mismo.

Endesa, inversión de 3.600 millones

Endesa, por su parte, ha presentado al Ministerio para la Transición Ecológica de Teresa Ribera una carta de interés para desarrollar hasta 17 proyectos que impulsan la economía circular, tanto en la península como en las islas, con una inversión de 3.600 millones de euros. Se prevé la creación de más de 40.000 puestos de trabajo.

Entre los proyectos presentados, destacan tres iniciativas para el desarrollo de mecanismos de compensación sincrónica en los sistemas eléctricos de Baleares y Canarias, claves para la integración de la energía renovable en las redes.

La generación de hidrógeno renovable es otra de los planes que la eléctrica tiene previsto llevar a cabo dentro de los trabajos de desarrollo del Plan de Recuperación y Resiliencia para reactivar la economía frente al Covid y acceder a los 140.000 millones de euros que la UE ha comprometido a España. En las zonas en las que están enclavadas las centrales térmicas de As Pontes (A Coruña), Compostilla (León) y Teruel, que han sido clausuradas, se desarrollarán plantas de hidrógeno verde.

Destaca igualmente la implantación de una instalación de reciclado de baterías y otra de palas eólicas en Compostilla; la sustitución de apoyos de madera por postes metálicos y poliéster reforzado con fibra de vidrio; o la reconversión de las terminales portuarias de Endesa.

Repsol, plan estratégico y fondos europeos

La petrolera tiene ya en cartera un determinado número de proyectos que están en marcha y que serán candidatos a recibir ayudas de los fondos de recuperación aprobados por Bruselas. La mayoría de las iniciativas que ha anunciado la compañía seguirán adelante independientemente de que la Unión Europea y el Gobierno apoyen determinadas subvenciones.

El hidrógeno y las soluciones tecnológicas vinculadas al hidrógeno renovable se van a convertir en una de las fortalezas industriales y tecnológicas del nuevo plan estratégico 2021-2025. El objetivo del presidente, Antonio Brufau, y del consejero delegado, Josu Jon Imaz, es convertir a Repsol en una empresa de referencia en biocombustibles con una capacidad de 1,3 millones de toneladas en 2025 y más de dos millones de toneladas en 2030.

Entre los proyectos en los que ya trabaja la compañía enfocados a la economía circular que, tanto el Gobierno como Bruselas defienden, se encuentran la construcción de una planta de generación de gas a partir de residuos urbanos y la construcción en la refinería de Cartagena de la primera planta de producción de biocombustibles avanzados de España. Esta instalación supondrá una inversión de 188 millones de euros y en su construcción trabajarán unos 1.000 profesionales.

La petrolera lidera además el consorcio H24All para desarrollar el primer electrolizador alcalino de 100 MW en Europa. En febrero pasado, la compañía anunció además el proyecto del Corredor Vasco del Hidrógeno BH2C, que cuenta con la participación de 78 organizaciones, entre empresas, centros de conocimientos, instituciones y asociaciones empresariales. La inversión estimada es de 1.300 millones hasta 2026. En cuanto a la mano de obra, generará 1.340 empleos directos y 6.700 indirectos.

En Galicia, está prevista la producción de hidrógeno renovable a partir del biogás obtenido de residuos urbanos. Port de Tarragona, el Ayuntamiento de Vila-seca y el complejo industrial de Repsol de Tarragona han presentado el plan Cal·lipolis Next Generation que pretende convertirse en una de las iniciativas candidatas a los fondos de recuperación europeos. Serán 11 proyectos innovadores por valor de 259, 5 millones de euros y supondrán la transformación económica y sostenible de la costa tarraconense.

La ampliación de la central de bombeo de Aguayo, en Cantabria, es igualmente otro de los proyectos candidatos a recibir las ayudas de la UE. La inversión prevista asciende a unos 700 millones de euros.

Naturgy, 13.000 millones

La energética que preside Francisco Reynés ha concentrado todo su arsenal de propuestas en seis grandes líneas de actuación: el hidrógeno, la transición justa, las renovables, la movilidad, la eficiencia energética y la digitalización. El conjunto de un centenar de proyectos clasificados como candidatos de interés común europeo (IPCEI) suponen una inversión de más de 13.000 millones de euros.

Según señala la empresa, su apuesta es por la economía local y la transición energética, ya que muchos de los proyectos presentados están vinculados a la transición justa y a “favorecer” la denominada España vaciada, donde la economía circular, junto con el biometano y el hidrógeno, cobran un gran protagonismo, así como el impulso a las energías renovables y las tecnologías de almacenamiento.

En este sentido, destaca el acuerdo que Naturgy ha firmado con la compañía Enagás para impulsar en León una de las mayores plantas de hidrógeno de España, con el fin de producir unas 9.000 toneladas al año de hidrógeno renovable, a partir de una planta fotovoltaica de 400 MW y un electrolizador de 60MW. El objetivo de este proyecto es cubrir el consumo local, inyectar a la red gasista y exportar también al noroeste de Europa.

Artículos relacionados