Monitor de Consumo Bancario

En fe­brero au­mentó hasta el 1,565%, rom­piendo una racha de des­censos que se pro­lon­gaba medio año

El tipo medio de las hipotecas rebota por fin

El Euríbor, pese a que sigue hun­dido, rompió una racha de caídas de ocho meses

Euribor
Euribor

Las aguas agi­tadas porel co­vi­d-19 em­piezan a cal­marse en el mundo fi­nan­ciero. El tipo medio al que los bancos es­pañoles con­ce­dieron hi­po­tecas en fe­brero ex­pe­ri­mentó una subida por pri­mera vez en seis me­ses, lle­gando al 1,565% frente al 1,558% de enero. Dicho mes tam­bién re­gistró una li­ge­rí­sima subida del eu­ri­bor, ín­dice ma­yo­ri­tario en los prés­tamos por vi­vienda, que del -0,505% del mes an­te­rior as­cendió al -0,501%.

Sin embargo, los datos, recopilados por el Banco de España (BDE) y difundidos por la Asociación Hipotecaria Española (AHE) reflejan que el tipo medio de las hipotecas para la compra de vivienda libre cuyo plazo excede los tres años se sitúa por debajo del registrado en mismo período de 2020, cuando alcanzó el 1,816%.

En cuanto a los créditos hipotecarios cuyo plazo se prolonga entre uno y cinco años, ha descendido respecto a enero, pasando del 1,52% al 1,5%.

El euribor

La evolución del euribor, índice al que están referenciadas la inmensa mayoría de las hipotecas en nuestro país, va en paralelo a la del tipo de interés medio. No obstante, este indicador continúa bajo el signo negativo, y según las voces autorizadas, no hay indicios de que esto vaya a cambiar a corto plazo.

El año pasado el euribor continuó en la senda marcadamente bajista en la que lleva inmerso desde hace varios años, y que le ha llevado incluso a romper varios fondos históricos. Desde comienzos del 2021, ha registrado algunos ascensos, pero muy leves y siempre dentro de los números rojos.

En tiempos recientes, este indicador llegó a un estado de anemia tal que agotó el margen de bajada, por lo que los expertos coinciden en que solo le queda subir. Sin embargo, y aunque se espera que lo haga de forma sostenida los próximos meses, esto no significa que el coste de las hipotecas vaya a aumentar de forma significativa para el usuario.

Los precios de la vivienda también van en descenso, y además los bancos batallan por ofrecer las mejores condiciones y así hacerse con un buen porcentaje de la nueva generación de clientes financieros; por lo que se ha creado un ecosistema ideal para la comercialización de hipotecas a tipo variable.

Artículos relacionados