ANÁLISIS

Ayuso gana su primera victoria y va a por la mejor, las elecciones del 4 de mayo

Avalado su ade­lanto elec­toral por el TSJM, pro­fun­di­zada la des­com­po­si­ción de Ciudadanos, que puede des­apa­recer de la pró­xima asam­blea ma­dri­leña

Isabel Díaz Ayuso, pta. Comunidad de Madrid.
Isabel Díaz Ayuso, pta. Comunidad de Madrid.

Habrá elec­ciones en Madrid. Es lo que ha de­ci­dido el Tribunal Superior de Justicia de Madrid al des­es­timar el re­curso contra el de­creto del pa­sado día 10 con el que la pre­si­denta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, di­solvió la Asamblea de Madrid y con­vocó elec­ciones au­to­nó­micas para el pró­ximo 4 de mayo. La Justicia da luz verde a la ce­le­bra­ción de los co­mi­cios, aunque la re­so­lu­ción no es firme. No es des­car­table que la Asamblea lo re­cu­rra.

La mayor presión para que lo haga no va a venir de los dos partidos que presentaron sendas mociones de censura, PSOE y Más Madrid, sino de Ciudadanos, quien ha sido hasta el pasado miércoles socio de Gobierno del Partido Popular. Le va la vida en ello, pero si finalmente hay elecciones, como todo parece apuntar, muy probablemente perderá el poco aliento político que le queda.

En el apartado segundo de la parte dispositiva de la resolución de 22 folios, la Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Octava, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid recuerda que el “presente Auto es susceptible de recurso de casación, previo recurso de reposición a interponer ante esta Sala en el plazo de cinco días, contados desde el siguiente al de su notificación, y previa constitución del depósito previsto en la Disposición Adicional Decimoquinta de la Ley Orgánica del Poder Judicial, bajo apercibimiento de no tener por preparado el recurso”.

El TSJM, que sigue casi al pie de la letra los argumentos que habían elaborado los servicios jurídicos del Partido Popular, considera que la decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid está “válidamente ejercitada desde el momento en que firma el Decreto de Disolución y convocatoria de elecciones sin perjuicio de que la eficacia de esta convocatoria electoral se despliegue una vez publicado el repetido Decreto en el Boletín Oficial”. La convocatoria de las elecciones y la disolución de la Asamblea “no pueden verse comprometidas por la presentación ulterior de una o varias mociones de censura”.

Por ello, concluyen los magistrados del TSJM, que “sostener lo contrario dejaría, eventualmente, a la mera voluntad del número de diputados que ostentaran la representación exigida para presentar una moción de censura el eficaz ejercicio de aquella potestad, bastando con presentarla con posterioridad a la adopción del acuerdo de disolución para privarle de virtualidad alguna”.

En cuanto a los sondeos estos son implacables. El último de GAD 3 publicado el pasado sábado por el diario ‘’ABC venía a confirmar el riesgo de la posible desaparición en el ámbito político de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, como anticipábamos en la edición de Capitalmadrid.com del pasado lunes. Todo lo sucedido a partir del inicio de la pasada semana está confirmando los peores presagios para el partido que todavía lidera Inés Arrimadas.

La muestra de la empresa que dirige Narciso Michavila sitúa a Ciudadanos en el 3,1 % de intención de votos en Madrid, lo que haría desparecer de la Asamblea en la Comunidad al partido naranja, dado que la norma exige alcanzar un 5 % mínimo de los votos para conseguir representación en la Cámara autonómica. De confirmarse esta previsión, el grupo que ha liderado hasta ahora Ignacio Aguado, desaparecería de la Asamblea de Vallecas con sus 26 escaños.

No es el único sondeo que prevé la desaparición del grupo Ciudadanos. Sucede lo mismo con el último elaborado por Electomanía.es, pese a haberse elaborado antes de todo el sainete sucedido desde que el miércoles Ciudadanos anunciara en Murcia que rompían su coalición de Gobierno con el Partido Popular de la Comunidad de Murcia y le presentaban una moción de censura. Desde entonces casi todos los errores que podía cometer Arrimadas y su equipo directivo se han convertido en una realidad.

Ciudadanos, sin candidato

Pese a conocerse ya desde la pasada semana la fecha de las elecciones, Ciudadanos no cuenta con candidato. Ignacio Aguado se ha puesto a disposición de la presidenta, pero esta no ha respondido a sus expectativas, además de haber encontrado un rival para brindarse como candidato. Se trata del ingeniero informático, Juan Carlos Bermejo, conocido en las filas de Ciudadanos desde hace tiempo como crítico de la cúpula .

En 2017 Bermejo compitió con Albert Rivera en las primarias para ser el candidato de Ciudadanos. Pese a que solo consiguió el 6,15% de los apoyos volvió a intentarlo dos años más tarde. En el 2019 se enfrentó, en este caso al exvicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, frente al que perdió. Fue el único de los 19 candidatos que logró hacer sombra a Aguado e incluso amenazó con acudir a los tribunales porque no confiaba en los procedimientos internos para la elección. Ahora se presenta porque considera que la ciudadanía ya no quiere confiar en un partido como Ciudadanos.

Lo que está claro es que Aguado en sus numerosísimas y reiteradas comparecencias en los medios en la última semana, no ha dejado de ofrecer su candidatura. Tan claro su ofrecimiento como la no respuesta de su presidenta. Si nos atenemos a lo que dicen los sondeos no es de extrañar que desde Ciudadanos se trate de buscar un mirlo blanco. Pasaría del 19,4 % de las elecciones de mayo del 19 a una estimación del 3,1 %, lo que supondría su desaparición.

Pese a estos negros presagios sobre el futuro de Ciudadanos, Bermejo cree que cuando la política se ha instalado en el disparate, su partido es más necesario que nunca para preservar sus valores y para mantener lejos de las instituciones a aquellos que quieren usarlas en beneficio propio, como hasta ahora ha venido siendo por parte tanto del PSOE como del PP, como él dice en el video promocional de su candidatura. En el mismo defiende la celebración de unas primarias, pero la dirección de Ciudadanos que se reúne este lunes todavía no las ha confirmado.

En cuanto a lo de mantener lejos de las instituciones a quienes quieren usarlas en beneficio propio podría mirar en el interior de su grupo. Una ligera lectura de los cambios de filiación política entre los y las componentes del grupo parlamentario de su partido en la Comunidad de Murcia en muy ilustrativo de cómo se han utilizado las puertas giratorias para pasar de un partido a otro en cuanto un candidato era postergado en las listas electorales.

Pero la responsabilidad final de lo que está sucediendo hoy es de su presidenta. Inés Arrimadas no parece haber sabido interpretar el mensaje que le habían dado sus votantes de hacer un giro hacia el centro para poder articular y vincularse a procesos de regeneración y transformación.

Es cierto que la vía que había elegido la convertía casi en un apéndice del PP, cuya vinculación con VOX para poder gobernar en varias comunidades autónomas y algunos ayuntamientos, como el de Madrid, estaba llevando a la práctica desaparición de Ciudadanos. Pero su repentino alineamiento ahora con Pedro Sánchez, quien gobierna gracias a los apoyos de los partidos cuyas políticas e ideas más ha denunciado el partido naranja, podría confirmar su total desaparición.

Artículos relacionados