Según Molas, sólo las agen­cias de viaje pre­cisan más de 9.000 mi­llones para so­bre­vivir

El sector turístico se congratula de las ayudas directas pero las considera 'tardías e insuficientes'

La Mesa del Turismo re­calca que los 7.000 mi­llones apro­bados son in­sig­ni­fi­cantes para la di­men­sión de la crisis

Juan Molas, Mesa del Turismo.
Juan Molas, Mesa del Turismo.

Las em­presas del sector tu­rís­tico, a través de La Mesa del Turismo, han de­jado cons­tancia de sus sen­ti­mientos con­tra­dic­to­rios sobre la de­ci­sión del Gobierno de Pedro Sánchez de dar luz verde a un plan que in­cluye ayudas di­rectas al sec­tor. De un lado, ha dado la bien­ve­nida a "alguna me­dida" que pa­liará la si­tua­ción crí­tica que atra­viesan las pe­queñas y me­dianas em­pre­sas, la hos­te­lería y el co­mer­cio, los sec­tores más cas­ti­gados eco­nó­mi­ca­mente por la pan­de­mia. Pero, por otro, ha re­cal­cado que estas ayudas "llegan muy tarde y son in­su­fi­cien­tes, in­cluso in­sig­ni­fi­can­tes", para abordar con ver­da­dera efec­ti­vidad la di­men­sión de la cri­sis.

En un declaración institucional firmada por su presidente Juan Molas, la Mesa del Turismo señala que “cuando el presidente del Gobierno anunció hace tres semanas que, después de un año de pandemia, finalmente habría un plan de ayudas de 11.000 millones, y que parte de ellas serían directas, ya dijimos que eran muy escasas para salvar de la insolvencia y el riesgo de quiebra a tantísimas empresas como ven comprometida en estos momentos su supervivencia y que, por tanto, su cuantía debía elevarse como mínimo hasta los 40.000 millones de euros”.

Molas insiste en que el reto evidente al que se enfrenta la actividad turística española en 2021 es la supervivencia, con lo que un plan de ayudas –por más que 7.000 millones sean ayudas directas y fuera de justicia concederlas- se queda francamente corto en relación a las necesidades reales.

La Mesa del Turismo señala que el desmoronamiento económico desencadenado por la pandemia afecta a todo el sector turístico y a sus empresas, aunque algunos subsectores están sufriendo más aún que otros. Así, la dolorosa coyuntura que atraviesan las agencias de viajes –de 9.500 que existen en nuestro país cerca de 5.000 están cerradas-; o la hostelería, con bares y restaurantes que acumulan pérdidas superiores a los 67.000 millones de euros en relación a 2019. “Hay que pararse a pensar, sin ir más lejos, que las ayudas directas aprobadas apenas representan el 10% de las pérdidas que tan sólo el subsector de la hostelería arrastra en el último año, apostilla Molas.

Plan a medio plazo

Lo que necesita ahora el Turismo -reiteran desde la asociación- es un plan a medio y largo plazo, bien consensuado con el sector, y no medidas cortoplacistas y anunciadas con gran aparato político, pero que acaban por ser una gota de agua en el océano de la crisis que estamos viviendo y de la que el sector tardará varios años en reponerse.

“Es fundamental una planificación global para abordar la recuperación del turismo en el medio y largo plazo, integrando en un mismo plan todas las acciones y medidas: las ayudas económicas, la vacunación, el pasaporte sanitario, la habilitación de corredores aéreos, los acuerdos bilaterales con los principales mercados emisores europeos,… Y todo esto, que no se ha hecho hasta el momento, se tendría que llevar a cabo en coordinación con el sector turístico privado, que conoce de primera mano, pragmáticamente, las necesidades”, añade el presidente de la Mesa del Turismo.

Esta organización empresarial y profesional fue creada en 1986 y en ella están representados los diferentes sectores turísticos. Entre sus principales objetivos destaca transmitir a la opinión pública y a la sociedad española la valoración real del turismo, apoyándose en la investigación y el análisis científicos de esta actividad. Actualmente integran la Mesa del Turismo más de 70 empresarios y profesionales de reconocida trayectoria.

Artículos relacionados