ANÁLISIS

España pelea por canonjías y EEUU recupera su economía

Sólo las cuentas ex­te­riores es­pañolas son po­si­tivas y el dé­ficit pre­su­pues­tario se sitúa ya en el 11%

Joe Biden en China
Joe Biden en China

Mientras España entra sin re­paro en una guerra de gue­rri­llas po­lí­ticas al margen de las ne­fastas con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, las buenas y vi­brantes señales eco­nó­micas que pro­ceden de los EEUU de­bería ha­cernos re­fle­xio­nar. En fe­brero, en el país de Jose Biden, se crearon 350.000 em­pleos, mien­tras el paro ba­jaba hasta el 6,2% y la tasa de ac­ti­vidad se man­tenía en el 61,4%; apro­xi­ma­da­mente 7 mi­llones de per­sonas no buscan tra­bajo ac­ti­va­mente, 2 mi­llones más que hace un año.

En el pasado mes de febrero el número de transacciones inmobiliarias en Nueva York, después de la paralización por la pandemia, es el más elevado desde mayo de 2013. El gran gurú financiero, Warren Buffet, advierte: “Los bonos y las obligaciones no son lugar para estar estos días”.

Las nubes se disuelven y la economía respira con más fuerza gracias a la caída en el número de contagios; un 8,4% de la población ha recibido una segunda dosis y el 16% la primera. La Administración Biden ha conseguido la aprobación por las dos Cámaras para su nuevo y robusto paquete de estímulos.

Se confirman las expectativas de un incremento de la actividad y también de los precios, a la vez que avanza el riesgo de una subida de los tipos de interés. El valor actual de los bonos se resiente, como señala Buffet.

El presidente de la Reserva Federal, Jeremy Powell, confirma un posible avance de la inflación a medida que las familias incrementen sus previsiones de consumo. A su vez, Powell, lanza un mensaje de tranquilidad: “La política monetaria expansiva sólo se corregirá si el índice de precios al consumo supera la marca del 2%”.

El indicador más sensible de la evolución de la actividad (LEI) crecía en enero, confirmando la tendencia iniciada el último abril. También el PMI registra una expansión del sector industrial. Las ventas de automóviles a fin de año totalizaron 16,6 millones de unidades, prácticamente casi las mismas que el año anterior. Déficit de las cuentas públicas.

En el último ejercicio presupuestario el déficit alcanzó el 14,9% del PIB, el más elevado desde 1945. El montante de la deuda pública se sitúa en el entorno del 130% del PIB. Desajuste, así mismo, del sector exterior y unas necesidades de financiación del 0,8% del PIB.

Referencia comparativa: las cuentas exteriores españolas son positivas y el déficit presupuestario se sitúa en el 11%. EEUU es una economía endeudada en expansión sin que se hayan apagado las alarmas democráticas. Biden trata de conseguir una mayor cohesión de sus ciudadanos a la vez que se perfilan iniciativas geopolíticas para suavizar las relaciones con sus aliados tradicionales. Biden ha eliminado los aranceles a las mercancías europeas, mientras los mantiene con China, aunque sin renunciar al diálogo con Pekín.

Las amenazas políticas no proceden sólo de regímenes autoritarios hostiles sino de los propios líderes elegidos democráticamente, como comenta Tony Barber en el FT. Trump y Bolsonaro junto a ejemplos menores pero significativos en Europa están siendo corrosivos. Ni en Europa ni en EEUU se han conseguido apagar las alarmas. La economía se recupera pero la democracia busca su reconstrucción.

Artículos relacionados