La ae­ro­línea de Hidalgo puede en­trar en ban­ca­rrota si no re­cibe el úl­timo pago de las ayudas

El PP contrarrestará el caso Bárcenas con un ataque a las actuaciones de la SEPI

Reclamará los datos de las ayudas de la SEPI a Air Europa, que corre el riesgo de la pa­ra­li­za­ción de sus aviones

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia-Air Europa
Juan José Hidalgo, presidente de Air Europa.

El Partido Popular debe afrontar en las pró­ximas se­manas si­tua­ciones tan com­pli­cadas como com­plejas para su fu­turo y el de su líder Pablo Casado. Aunque el PP trata de afian­zarse en su labor de opo­si­ción, le ate­naza el pa­sado de co­rrup­ción de al­gunos de sus lí­deres fun­da­cio­na­les. Ante las nuevas ame­nazas de su ex te­so­rero Luis Bárcenas, el grupo par­la­men­tario po­pular se ha pro­puesto con­tra­rrestar al má­ximo los ne­fastos efectos del caso con nuevas ini­cia­ti­vas, entre ellas la de­nuncia de la que con­si­deran sos­pe­chosa ges­tión en la SEPI ante la crisis de Air Europa.

Congresistas del grupo popular pretenden poner en evidencia y denunciar la actuación del organismo empresarial público en la gestión de las ayudas gubernamentales a empresas durante el covid-19, que consideran el flanco más débil del Gobierno.,.

El caso de Air Europa

La iniciativa del PP se produce en un momento complejo para el futuro de Air Europa, la compañía presidida por Juan José Hidalgo. En el otoño pasado sus responsables tuvieron que pedir que se acelerara el desembolso de las ayudas para poder pagar los salarios de sus empleados. La falta de liquidez les llevó a una situación casi imposible.

Hoy necesitan el desembolso de la parte que les resta por recibir de los 475 millones de euros acordados por la SEPI para poder afrontar el pago de los alquileres de sus aviones y del mantenimiento de los mismos. De no recibirlos a tiempo la compañía podría ver como le paralizan algunos de los aviones de la flota.

Los dirigentes populares son conscientes de que el inicio del caso Bárcenas llega en un mal momento y les coloca sin gran capacidad de respuesta en su labor de oposición. Pese a las enormes dificultades que está afrontando el Gobierno derivado de la crisis provocada por la pandemia y por el difícil encaje que tiene en Europa defender la actuación de su coalición social comunista, Pablo Casado no ha logrado afianzarse como el líder indiscutible de la oposición. Y mira de reojo a Vox.

Problemas internos

Tampoco lo tiene bien Casado dentro de los históricos del partido. Su última entrevista concedida a la Cadena Cope el pasado viernes, donde se desvinculaba por completo del PP de José María Azar y del de Mariano Rajoy sin mayores matices, ha provocado un gran malestar en exdirigentes del Partido Popular con responsabilidades en aquellos gobiernos. Aunque llegaron a plantear un escrito público en defensa de la honestidad de la gran mayoría de los altos responsables de los gobiernos de los expresidentes mencionados, han desistido de ello; al menos hasta pasadas las elecciones catalanas, según fuentes populares.

Aunque estos exdirigentes han preferido guardar silencio de momento, lo que sí sostienen es no compartir el sentir de la intervención de Casado en la que admitió la generalización de la corrupción en el partido. Precisan que el 98 % de los altos cargos de aquellos gobiernos, ministros, secretarios de Estado, subsecretarios, directores generales, presidentes de entes y empresas públicas, ni fabricaron cohechos ni recibieron sobresueldos.

Añaden que el PP de ayer se continúa en el PP de hoy, al que muchos de ellos votaron en el Congreso extraordinario que eligió al actual líder popular. Precisan, según su criterio, que el PP de Casado tiene su origen en Aznar y Esperanza Aguirre, a los que consideran el padre y la madre política del actual presidente popular. Con el aval político de Mariano Rajoy, de quien fue ni más ni menos que el portavoz nacional.

Ante las elecciones catalanas el movimiento interno se ha apaciguado, pero adelantan que pasados los comicios será el momento de pedir a Casado que manifieste su respeto para quienes con honestidad en el desempeño de sus funciones hicieron lo mejor del PP que ahora Casado preside.

Al margen del malestar de quienes se consideran maltratados dentro del partido por los comentarios de Casado, hay que sumar los sondeos de Cataluña para comprender la débil situación que afronta el PP.

Temor al sorpasso

Estos dejan la puerta abierta a que se pueda producir el sorpaso de VOX sobre el PP, pese a la debilidad política de Ignacio Garriga, el candidato del partido liderado por Santiago Abascal. Garriga es el menos conocido de todos los cabezas de lista de las elecciones del próximo día 14 y el peor valorado de los diez partidos con posibilidad de obtener representación parlamentaria, a excepción de Carlos Carrizosa, el líder de Ciudadanos, que todavía consigue peor puntuación que Garriga. Un 1,9 para el candidato de VOX, frente al 1,7 del candidato de C´s.

Con escaso margen en el ámbito político, el PP quiere conocer todos los detalles de la operación de salvamento de Air Europa por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales. Cree que se puede estar vulnerando la normativa comunitaria.

Desde el Partido Popular se recuerda que la Comisión Europea es mucho más transparente en este sentido, pero tampoco puede ofrecer mucha información porque el expediente sigue abierto. Pero recuerdan que la dirección general de Asuntos Jurídicos está desempeñada por un español de reconocido prestigio al que no se podrá forzar a que dé el visto bueno a condiciones que vayan contra la norma comunitaria.

Antes de que haya una advertencia comunitaria, los populares quieren conocer cuál es el plan de desinversión por parte de Air Europa de las ayudas prestadas por la SEPI y cómo afectará a las negociaciones que mantiene con Iberia para su absorción. Quieren conocer como se están aplicando las propias normas fijadas por la SEPI para conceder las ayudas a empresas en dificultades por razón de la pandemia Covid-19.

Y quieren conocer por qué hasta ahora no se ha dado a conocer públicamente el nombramiento del nuevo consejero delegado de Air Europa que debía ser consensuado entre la empresa presidida por Hidalgo y los representantes de la SEPI en la misma.

Sin presidente en la SEPI

El Ejecutivo no ha permitido hasta ahora la comparecencia del presidente en funciones de la SEPI, Bartolomé Lora Toro, quien sustituye interinamente a Vicente Fernández, desde el 5 de octubre del 2019.

Fernández dimitió por presuntas irregularidades en la adjudicación de la mina de Aznalcóllar en Sevilla. Aunque no se ha cubierto el puesto a la espera de poder reponerle una vez que sea desimputado del caso, como espera la responsable de Hacienda, María Jesús Montero, esto no se ha producido todavía.

Históricos de la SEPI han comentado a Capitalmadrid.com que, pese a no desempeñar la función de presidente, Fernández ha despachado alguno de los asuntos relevantes de la Sociedad con ejecutivos de la empresa pública.

Los populares quieren conocer los principales informes y proceso de toma de decisión de las grandes empresas que han recibido ayudas del Gobierno a través de la SEPI. No descartan extender la petición a las actuaciones del ICO, aunque de momento quieren conocer el detalle de la operación de salvamento de Air Europa. Están en juegos miles de empleos. Y lo que es aún más relevante, está en juego el mantenimiento de las actuaciones dentro de las normas de libre competencia en un Estado de derecho.

Artículos relacionados