RESULTADOS

A partir de este año, rea­li­zará un re­corte del pa­yout, desde el 80% hasta el 70% en 2022 y 2023

Endesa supera el Covid con un beneficio neto de 1.394 millones, un 715% más

Bogas ad­vierte de una even­tual bur­buja en ins­ta­la­ción de re­no­va­bles y sa­lidas a Bolsa

José Bogas, Endesa.Sin título
José Bogas, Endesa.

Endesa ob­tuvo un be­ne­ficio neto de 1.394 mi­llones de euros en 2020, frente a los 171 mi­llones re­gis­trados el ejer­cicio an­te­rior, lo que su­pone un in­cre­mento de un 715% más. En 2019, la eléc­trica realizó un ajuste de ac­tivos de 1.409 mi­llones de euros por el cierre de parte de sus cen­trales de car­bón. La com­pañía ha anun­ciado que re­par­tirá el 100% de su be­ne­ficio neto or­di­nario entre sus ac­cio­nis­tas.

La energética realizará a partir de este ejercicio una reducción progresiva del dividendo, desde el 80% para este año hasta el 70% previsto para los ejercicios 2022 y 2023, con el objetivo de adecuarlo a las inversiones comprometidas para los próximos años. Hasta 2023, Endesa invertirá 7.900 millones de euros y 25.000 millones hasta 2030. Todas estas inversiones se destinarán a hacer frente a la descarbonización y la consiguiente apuesta por las energías renovables.

El consejero delegado, José Bogas, ha destacado que en 2020 la compañía ha logrado un “solido comportamiento operativo y financiero, en un ejercicio que ha estado lleno de desafíos a todos los niveles, derivados del impacto de la pandemia”. Fruto de ello, la compañía ha asumido un impacto de 120 millones de euros en su Ebitda como consecuencia del Covid.

En 2019, Endesa registró un ajuste de activos de 1.409 millones de euros por el cierre de las centrales de carbón. El resultado neto ordinario de la eléctrica fue de 2.132 millones, lo que supone un 36% más. Este incremento en el beneficio le permitirá aumentar el dividendo previsto en un %, equivalente a 2,014 euros por acción. Pese a la pandemia, la compañía ha mejorado sus niveles de endeudamiento, con una deuda neta de 6.900 millones.

Durante el ejercicio pasado, los ingresos ascendieron a 17.560 millones de euros, frente a los 20.158 de 2019, lo que supone una caída del 12,9%. Las inversiones brutas se elevaron a 1.846 millones, frente a los 2.022 millones de 2019, un 16,2% menos.

Cierre de plantas de carbón

La eléctrica sigue adelante con el plan de cierre de las centrales de carbón. En 2020, cerró las plantas de Compostilla y Andorra, lo que ha supuesto una reducción importante de la potencia instalada (2.100 MW). El objetivo es continuar en 2021 con los cierres de otros 2.500 MW de carbón, distribuidos en As Pontes y Carboneras, lo que dejará operativos solo 200 MW con esta tecnología, ubicados en Baleares.

En paralelo, el volumen de potencia instalada en fuentes renovables creció en 400 MW hasta cerrar el año con 7.800 MW. Endesa tiene una cartera de proyectos de 6.700 MW de potencia renovable. Esta potencia permite cubrir el aumento de parques renovables de hasta 3.900 MW incluidos en el plan estratégico para el próximo trienio.

Adicionalmente, la empresa se ha adjudicado 50 MW fotovoltaicos en la subasta del pasado mes de enero. En total, el volumen de proyectos renovables que Endesa tiene en cartera asciende a 42.000 MW.

Reunión prensa y analistas

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha considerado que el 'boom' de salidas a Bolsa de renovables que vive el mercado puede suponer "una burbuja", con un objetivo de "extraer valor a corto plazo", algo con lo que "no está de acuerdo, pero respeta".

En una rueda de prensa con motivo de la presentación de los resultados de 2020 del grupo, Bogas consideró que detrás de este aluvión de salidas a Bolsa puede existir "una burbuja", ya que "hay compañías que pretenden extraer valor del sistema y no aportar valor", informa Europa Press..

A este respecto, subrayó que Endesa evidentemente también quiere extraer valor, "pero creando valor". "Que sean extracciones graduales, a lo largo del tiempo y haciendo las cosas como tienen que ser", dijo.

No obstante, aseguró que es algo que "incentiva" al grupo energético a ser "más eficaces, más innovadores y a crear más valor para sus clientes".

Por otra parte, mostró su sorpresa por los precios de la pasada subasta de renovables en España, con una media de unos 25 euros por megavatio hora (MWh), ya que en esos niveles "las rentabilidades serían muy justas".

"A mí, me han sorprendido estos precios, ya que en nuestros números pensábamos en solar entre unos 32-35 euros y en eólica entre unos 38-40 euros para la vida de las instalaciones", manifestó.

En este sentido, indicó que Endesa presentó unos 1.200 megavatios (MW) a la subasta, adjudicándose solo 50 MW a un precio de unos 28,9 euros, donde el grupo ve una rentabilidad que considera "razonable". "Han quedado 6.700 MW fuera, por encima de los 30 euros por MWh, que parece más razonable", dijo.

El ejecutivo de la eléctrica aplaudió las subastas del Gobierno como instrumento para "controlar" el desarrollo de los objetivos de renovables del país, pero reconoció que Endesa cuenta con una cartera de clientes que no necesita estar obligado a acudir a ella para realizar sus proyectos en renovables.

NO VA A "ENTRAR EN GUERRA DE PRECIOS

Por otra parte, Bogas señaló que el grupo registró una caída del 2% en su cartera de clientes en el mercado libre en 2020, algo que achacó a la crisis del Covid-19 y, especialmente, a "la elevada intensidad" de la competencia en el sector energético con la entrada de nuevos jugadores, como las petroleras.

Asimismo, advirtió de que la compañía no va a "entrar en guerras de precios, como otros", sino que apuesta por "hacer propuestas de valor mejores, más personalizadas a los clientes y desarrollar los canales comerciales", indicó el directivo.

Además, añadió que la morosidad por el Covid-19 ha representado unos 50 millones de euros para el grupo, que en una facturación de más de 17.000 millones "es muy pequeña, y no estamos viendo incrementos", dijo.

Por otra parte, sobre los nuevos cambios en la factura de la luz, previstos a partir de abril, consideró que habrá cierto retraso en su implementación y que estará "más cerca del verano", ya que "se necesitan muchas cosas que cambiar".

Artículos relacionados