BOLSA

Abengoa, precipicio de concurso

La banca acree­dora de Abengoa, harta de las con­ti­nuas idas y ve­ni­das, se ha des­per­tado con la pre­sen­ta­ción del con­curso de acree­dores de la atri­bu­lada em­presa an­da­luza. Ante la falta de una pro­puesta de pagos la banca se había ne­gado a am­pliar los plazos para las ne­go­cia­ciones que en el trá­mite ju­di­cial pone en serio pe­ligro la via­bi­lidad fu­tura.

El consejo de administración se ha visto obligado así a reunirse con carácter de urgencia para tomar esta decisión y adoptar las decisiones oportunas destinadas a proteger los intereses de la compañía y de su grupo de sociedades, "teniendo presentes así mismo a todos sus grupos de interés".

El pasado mes de agosto, la compañía venía buscando un compromiso de apoyo financiero de 20 millones de euros por parte de la Junta de Andalucía que permitiera alcanzar un acuerdo de reestructuración con todas las partes implicadas.

Desde esta fecha y hasta el pasado 19 de febrero, sin embargo, se ha ido extendiendo constantemente el plazo de cierre de la operación. Ante la negativa de la Junta para aportar este importe, el grupo asegura haber estado trabajando en todo momento y en paralelo en la búsqueda de posibles alternativas, pero sin solución alguna a la vista. Los operadores recuerdan que el plan previsto estaba condicionado a la participación de la Junta de Andalucía

Ahora, una vez rechazada la posibilidad de una nueva extensión del plazo y tras haber malgastado seis meses de negociaciones, Abengoa considera que el acuerdo de reestructuración ha quedado automáticamente resuelto de modo que la operación de financiación en su día anunciada no puede ser ya ejecutada.

Todo un desastre por una compañía histórica con cerca de 40 años de cotización en Bolsa cuya actividad se encuentra al borde del abismo si no encuentra liquidez de forma inmediata y con los pequeños accionistas sindicados y en pie de guerra.

Artículos relacionados