Los ex­pertos con­si­deran que tanta de­manda for­zará un au­mento de las va­lo­ra­ciones

La oleada de ofertas de renovables en bolsa amenaza con saturar a los inversores

Hay riesgo de so­la­pa­miento de ope­ra­ciones en un mer­cado con aires de bur­buja

Consorcio español de renovables.
Consorcio español de renovables.

Con su anuncio de que planea la sa­lida a bolsa de su di­vi­sión de ener­gías al­ter­na­ti­vas, Acciona ha pro­vo­cado un te­rre­moto en el sec­tor. La com­pañía se ha puesto a la ca­beza del mo­vi­miento con una ope­ra­ción que al­gunos ana­listas se atreven a tasar en 10.000 mi­llones de euros (un 20% más de lo que vale todo el grupo en bol­sa). Las com­pe­ti­dores han cam­biado de ve­lo­cidad y están ade­lan­tando sus planes para saltar al par­qué. El que da pri­me­ro...

¿A qué se quieren anticipar las empresas? Sobre todo a la más que segura saturación de papel inmobiliario que va a provocar el fenómeno de las renovables en bolsa. Capital Energy trabaja en una colocación que podría rondar los 4.000 millones de euros, OPD Energy avanza sin descanso en la suya, FactorEnergía ya tiene al equipo necesario para sacar adelante el proyecto, y de fondo, se espera a que Repsol decida si lleva sus renovables a la bolsa o se decanta por un tercero con el bolsillo lleno.

Con estas cartas sobre la mesa, se va a pedir un gran esfuerzo a los potenciales compradores de acciones de estas compañías. Es verdad que hay dinero de sobra, muchos fondos especializados o no locos por poner su dinero en proyectos de energías renovables y un escenario que, en definitiva, no puede ser más propicio. Pero son tantas las opciones que puede ser que la demanda no llegue con la misma fluidez a todas las compañías.

"Por eso hay batalla por el calendario. No es igual salir a bolsa en primavera que en la otra gran ventana de liquidez de otoño. El momento es ahora, cuando el sector está muy, muy caliente, y muchos grandes inversores aún tienen enormes bolsas de liquidez buscando destino. Por eso algunas compañías que han detectado una demanda muy elevada están pensando en ofertas exprés para ahorrar tiempo y adelantarse a sus competidores", aseguran en fuentes de un gran banco de inversión.

Batalla sin comenzar

La batalla apenas acaba de comenzar y los expertos creen que hay riesgo de que los inversores puedan relegar a algunas de estas compañías, sobre todo si intentan salir a bolsa a precios desorbitados. Hay tanta demanda que la tentación de subir las valoraciones hasta precios estratosféricos es muy grande, también por parte de los bancos que participan en las operaciones y tienen ante sí la posibilidad de llevarse unas comisiones muy jugosas.

Pero, ¿qué dicen en el lado de los gestores? "Habrá que entrar, porque hoy por hoy estas empresas tienen un potencial de crecimiento muy superior a la media del mercado. Pero hay tanto donde escoger que no vamos a tirar la casa por la ventana. Hay que estudiar los precios y decidir. El anuncio de Acciona ha provocado una euforia que creo excesiva, porque las valoraciones de las renovables que ya están cotizando son muy exigentes", aseguran en una gestora nacional.

Efectivamente, la bolsa dice que los inversores ya no están dispuesto a comprarlo todo a cualquier precio. Solarpack, Solaria o Soltex están sufriendo caídas entre el 15% y el 30% en lo que va de año en el mercado continuo. Son muchos los que a sus actuales precios están realizando beneficios tras las enormes ganancias de 2020. Unos para ver si caen más y volver a entrar a niveles mucho más atractivos; otros, para buscar empresas bien valoradas en otros sectores que se han quedado rezagados.

La realidad es que las compañías de renovables deberán ser muy cuidadosas a la hora de ordenar el calendario de sus ofertas y de ofrecer precios razonables a los inversores. Es decir, de garantizar potencial alcista a sus ofertas Quienes den el primer paso asumirán la responsabilidad de dejar un buen sabor de boca en el mercado para que las demás salgan a bolsa con garantía de éxito. No saturar a unos inversores ávidos de renovables pero exigentes en precios será la clave.

Artículos relacionados