Especialmente los 'private equity' son una gran má­quina de ge­nerar in­gresos

Bancos de inversión y grandes fondos sellan un idilio que sacude a la bolsa

El mer­cado de va­lores ya no es el primer ob­je­tivo de nin­guna de las dos partes

Bolsas Mundiales.
Bolsa y fondos.

Casi nada es lo que era en los mer­cados fi­nan­cieros en com­pa­ra­ción con hace apenas 10 años. Entonces, los bancos de in­ver­sión alen­taban las sa­lidas a Bolsa como el mejor y más efi­ciente me­ca­nismo de fi­nan­cia­ción de las em­pre­sas. Eran otros tiem­pos, en los que los in­ver­sores en ac­ciones pa­gaban más ge­ne­ro­sa­mente que na­die. Sencillamente, no había co­lor. Pero todo ha dado un giro de 360 grados y es el ca­pital riesgo quien ha asu­mido el mando en plaza. Y los ban­queros de in­ver­sión están en­can­ta­dos.

Los grandes fondos, sobre todo los de 'private equity', ya generan alrededor de una quinta parte de los ingresos anuales de la banca de inversión. Y ésta se está echando en sus brazos, porque no hay un pagador más generoso en el universo de los mercados financieros. Son dos sectores que se necesitan y alimentan mutuamente. El idilio entre ambas partes crece y crece ante la preocupación de algunas bolsas como la española, que ven amenazado el 'stock' de empresas cotizadas.

"Los fondos de capital riesgo ya no son proveedores de nuevas compañías que llegan a bolsa. Lo fueron durante un tiempo, cuando los mercados pagaban mejor que los grandes grupos industriales por la empresas que estos fondos ponían a velocidad de crucero. Ahora son todo lo contrario, al menos en España. Ahora se llevan empresas cotizadas en algunos casos muy grandes o compran las que están en proceso de saltar al mercado de acciones", señalan en fuentes financieras.

La OPA de KKR (el fondo que más comisiones pagó en Europa en 2020), Providence y Cinven que valoró MásMóvil en casi 3.000 millones de euros está en la mente de todos. Una de las grandes estrellas de la bolsa española de la pasada década ya es historia en el parqué. Y apenas hay sustitutos para compañías de ese calibre. No lo será Telxius, que tras alguna intentona de saltar a la bolsa ha sido adquirida a Telefónica por American Tower al exorbitante precio de 7.700 millones de euros.

Con estas cartas sobre la mesa, los bancos de inversión ya no ven la bolsa como el objetivo número uno en España. Sus nuevos mejores amigos son los fondos de capital riesgo, que a uno y otro lado del Atlántico cierran más operaciones que nunca y dejan comisiones de cerca de 20.000 millones de dólares anuales. Son los nuevos niños mimados de los banqueros de inversión, que les dan trato preferente a la caza y captura de las mejores operaciones de cada año.

El último ejemplo es el de IFM y su OPA sobre Naturgy, en la que tanto los March como el gigante del capital riesgo CVC se han comprometido a no acudir a la oferta y a poner todo de su parte para que el fondo australiano haga valer en el consejo de la española todo su peso en el capital si es que la oferta prospera, claro. Citi, asesor de Naturgy, se frota las manos ante otra operación de campanillas que puede dejar a las empresas española fuera del Ibex o convertida en un valor de liquidez testimonial.

La bolsa es quien paga la factura más onerosa. En España, la CNMV espera por boca de su presidente, Rodrigo Buenaventura, una resurrección que se hace de rogar. ¿Se podrá contar con el capital riesgo como proveedor de grandes empresas cotizadas? No parece. Las grandes operaciones en período de gestación las decidirán grupos como Repsol, Bankinter (ya se especula con que la salida a bolsa de Línea Directa se retrase hasta el último trimestre de este año) o los accionistas financieros (no fondos de capital riesgo) de Allfunds.

Sobre todas estas operaciones potenciales planea la sombra del 'private equity', que espera su momento para poner más dinero sobre la mesa que nadie y, de paso, llenar los bolsillo de los bancos de inversión, que han encontrado un filón en el capital riesgo y los fondos soberanos que gestionan las pensiones de millones de ciudadanos de algunas de las primeras economías del mundo.

Artículos relacionados