Alcaraz se con­so­lida como el hombre fuerte de Gortázar en el banco re­sul­tante

Gortázar controla por amplia mayoría el comité de dirección de la nueva CaixaBank

Goirigolzarri man­tiene a flote a dos di­rec­tivos y otro más en di­fe­rido hasta 2022

Goirigolzarri y Gortázar, nueva CaixaBank.
Goirigolzarri y Gortázar, nueva CaixaBank.

El or­ga­ni­grama de la nueva CaixaBank queda bajo casi total con­trol de la en­tidad ab­sor­bente. La gran ma­yoría del nuevo co­mité de di­rec­ción es­tará for­mado por las per­sonas de con­fianza del con­se­jero de­le­gado, Gonzalo Gortázar, in­cluso en aque­llas áreas sobre las que tendrá com­pe­ten­cias el pre­si­dente José Ignacio Goirigolzarri. Juan Antonio Alcaraz se man­tiene al frente de la di­rec­ción de ne­gocio y Javier Pano se con­vierte en di­rector fi­nan­ciero. Tan sólo tres di­rec­tivos de Bankia, y uno con el cargo pro­vi­sio­nal, se man­tienen en la en­tidad re­sul­tante.

El consejo de administración de CaixaBank ha puesto ya negro sobre blanco el reparto de poder de la entidad resultante tras su fusión con Bankia. Al margen de la presidencia ejecutiva, pero con poderes limitados, de José Ignacio Goirigolzarri, el verdadero poder queda en manos del consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

De hecho, Gortázar será el que presida el nuevo comité de dirección, dominado por los directivos de la entidad de origen catalán. Al frente de esa organización se confirma el peso de Juan Antonio Alcaraz al frente de la dirección general de Negocio y con la mayor relevancia de Javier Pano como director financiero.

Incluso, el actual presidente de Bankia y con las mismas funciones en el nuevo CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, tendrá a directivos procedentes de la entidad dominante en aquellas áreas sobre las que mantendrá su funciones ejecutivas limitadas.

El área de comunicación y relaciones institucionales seguirá en manos de María Luisa Martínez. Auditoría Interna estará bajo la dirección de Marisa Retamosa, mientras que la secretaría del consejo de administración continuará con Óscar Calderón, que ya tenía este cargo en CaixaBank antes de la fusión con Bankia.

Según un comunicado oficial, Goirigolzarri ha mostrado su deseo de que "la fusión se materialice cuanto antes y que el nuevo equipo empiece a trabajar unido en el proyecto que da lugar a la mayor entidad financiera en España".

Por su parte, Gonzalo Gortázar ha afirmado que "este nuevo equipo es el que la entidad necesita para hacer frente a los grandes retos a los que el sector se enfrentará en los próximos años".

Dos y medio más cuarto y mitad

Tras los descartes conocidos de los más estrechos colaboradores de Gorigolzarri bajo su presidencia en Bankia, sobre todo de su mano derecha José Sevilla, tan sólo dos directivos de la entidad nacionalizada se mantienen, por el momento, en el nuevo organigrama del banco resultante de la fusión.

Eugenio Solla, hasta ahora al frente de Banca de Particulares, será el director general de Sostenibilidad en el nuevo CaixaBank. Por su parte, Manuel Galarza pasará de la dirección de Riesgos de Crédito que llevaba en Bankia a asumir la dirección de Cumplimiento y Control.

El tercero pero con fecha aplazada es David López, hasta ahora en Bankia al frente de Personas y Cultura, asumirá la dirección general de Recursos Humanos en el nuevo CaixaBank en enero de 2022, en sustitución de Xabir Coll, que hasta ese momento tendrá que asumir las negociaciones con los sindicatos para el ajuste de plantilla.

Al final, algunos directivos históricos de Bankia, como Fernando Sobrini, se quedan sin puesto en la nueva entidad, o algunos otros fichados más recientemente, como Carlos Torres (director de transformación digital, no confundir con el presidente del BBVA pese a la coincidencia en el nombre).

Artículos relacionados