RESULTADOS

En 2021 re­par­tirá 0,60 euros por ac­ción, mitad en efec­tivo y mitas en scrip

Josu Imaz ratifica la política de dividendos de Repsol

Sin de­cidir to­davía si la ener­gé­tica opta por una OPV o un socio para su ne­gocio de re­no­va­bles

Josu Imaz, Repsol.
Josu Imaz, Repsol.

El con­se­jero de­le­gado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha re­afir­mado este jueves la po­lí­tica de di­vi­dendos de la ener­gé­tica ase­gu­rando que se­guirá "la hoja de ruta" mar­cada por el plan es­tra­té­gico pre­sen­tado en no­viembre y que esa po­lí­tica de re­tri­bu­ción "está es­crita en pie­dra". En la pre­sen­ta­ción de re­sul­tados del ejer­cicio 2020, Repsol ha co­mun­ciado que en 2021 se re­par­tirá un di­vi­dendo de 0,60 euros por tí­tulo ('scrip di­vi­dend' más otra mitad en efec­ti­vo), can­tidad que se in­cre­men­tará pro­gre­si­va­mente a lo largo del plan, hasta al­canzar los 0,75 euros por ac­ción.

En el anuncio, la energética adelantó el abono de 0,30 euros por acción en efectivo como complementario y señaló que el consejo de administración ha aprobado una amortización de acciónes equivalente al 2,85% del capital, necesaria para el reparto del scrip dividend.

A partir de 2023, Repsol estima una fase de crecimiento que le permitirá superar la cota del euro por acción, incluyendo la recompra de acciones que se realizaría a partir de 2022, en 2025.

Renovables

En una conferencia con analistas para presentar los resultados de 2020, Imaz aseguró que todavía no hay una decisión tomada respecto a cómo abrirá el capital de su negocio de renovables, estando sobre la mesa las opciones de una salida a Bolsa o la incorporación de un socio. Indicó que cada opción tiene sus "ventajas" y que están "analizando" todas las oportunidades, teniendo por delante un margen de 18 meses para concretar la operación, tal y como anunció con motivo de la presentación del plan estratégico del grupo en noviembre.

Lo que sí que dejó claro el ejecutivo de Repsol es que este vehículo se ceñirá a la generación de renovables, sin incluir clientes del mercado minoristas ni otras actividades. "El perímetro será la producción renovable y nada más que producción de energía", dijo.

Además, el consejero delegado de la energética descartó realizar cualquier compra en renovables y subrayó que la "prioridad es crecer en este negocio de forma orgánica".

"Eso es lo que estamos haciendo en España, lo que estamos haciendo en Chile y no descarto a analizar la posibilidad de entrar en un tercer país", dijo Imaz al ser preguntado por un posible interés en Estados Unidos, aunque añadiendo que siempre con una socio a través de una plataforma pequeña, como en Chile de la mano de Ibereólica.

Respecto a la subasta de renovables celebrada en España a finales de enero, en la que la energética se fue sin adjudicarse capacidad, Imaz indicó que la compañía tiene claro la "prioridad de la rentabilidad" para desarrollar este negocio en España.

Así, reiteró que Repsol no necesita las subastas para crecer en este negocio y se puede apoyar en su cartera de clientes para ello, sin descartar en un "futuro cercano" los contratos de compraventa a largo plazo (PPA, por sus siglas en inglés).

Artículos relacionados