INVERSIÓN

Criptomonedas: cómo ir de la especulación a la locura

El bit­coin roza los 50.000 dó­lares y hunde los bonos ba­sura al -4% de ren­ta­bi­lidad

Bitcoins
Bitcoins

El mer­cado de las crip­to­mo­nedas pa­rece ha­berse vuelto loco. Las prin­ci­pales mo­nedas di­gi­tales llevan se­manas su­biendo como si no hu­biera un mañana. La de­ci­sión de Elon Musk, el fa­moso mag­nate sud­afri­cano, para que Tesla acepte el bit­coin en un fu­turo cer­cano como medio de pago e in­vierta 1.500 mi­llones de dó­lares en bic­toin solo ha ser­vido para echar más leña al fuego.

Fruto de ello, la criptomoneda más empleada, el bitcoin, ha llegado a alcanzar su récord histórico este pasado domingo al rozar ya los 50.000 dólares. Aunque pronto se ha dejado sentir una fuerte recogida de beneficios, la cripto ha subido más de 10.000 dólares en poco más de una semana.

Al impulso dado por Tesla se ha sumado la reciente decisión de empresas de medios de pago como Mastercard y el banco Bank of New York Mellon de permitir el uso de criptomonedas en sus servicios. Por su parte, Miami ya ha aprobado el pago de tasas y el pago de nóminas de empleados municipales con bitcoin.

Siguiendo sus pasos, el ether, la segunda criptomoneda más utilizada, ha marcado también esta semana nuevos máximos históricos a cerca de 1.900 dólares tras encadenar varios máximos consecutivos en lo que ha acumulado un alza de más de 200 dólares.

Una locura, señalan los analistas, alimentada no solo por decisiones de las grandes empresas para utilizar las criptos como medio de pago sino también por las irracionales políticas monetarias adoptadas por los bancos centrales en la última década para luchar contra la crisis y la desaceleración económica.

Eso ha provocado que los bonos basura en Estados Unidos hayan caído a mínimos históricos con rentabilidades por debajo del 4%. Algo que solo tiene sentido en términos de rentabilidad y riesgo en un mercado completamente desvirtuado. En consecuencia, todos los activos de riesgo se han desatado al alza, así lo reflejan también los constantes máximos en Wall Street.

La situación ha llegado a tal extremo que tanto la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como el Banco de España han tenido que salir al paso para advertir en un comunicado conjunto, de que la inversión en criptomonedas conlleva un "alto riesgo" por su complejidad, volatilidad y falta de transparencia.

Los dos supervisores afirman además que las inversiones en criptodivisas no cuentan con las garantías y la protección de las que disponen las realizadas en otros productos financieros. A estas críticas se ha sumado las advertencia del gurú financiero Nouriel Roubine, afirmando que la burbuja del bitcoin pinchará más pronto que tarde.

Los inversores en criptos, sin embargo, aseguran que estas advertencias presentan grandes contradicciones en especial respecto a que no es un medio de pago. Aseguran además que en los grandes bancos centrales se respira una gran preocupación por el temor a que este tipo de monedas, fuera de su control, acabe con su monopolio en la fabricación de dinero.

Un intenso debate abierto entre partidarios y detractores que de momento no parece detener al bitcoin. En cualquier caso, siempre es aconsejable ir con mucha prudencia si se quiere entrar en este mundillo tecnológico.

Artículos relacionados