BOLSA

El inmobiliario, un riesgo controlado

La de­manda de vi­vienda en España se­guirá débil a lo largo de este año, según Moody´s. La agencia de riesgos con­si­dera que la pan­demia man­tendrá la pre­sión a la baja de los pre­cios. A ello se suma la preo­cu­pa­ción por las po­lí­ticas des­ti­nadas a pro­teger la ocu­pa­ción ile­gal, una clara ame­naza para el sector pues estas me­didas po­drían des­in­cen­tivar la in­ver­sión pri­vada, per­ju­di­cando la ca­lidad cre­di­ticia de los prés­ta­mos.

Además, la agencia de calificación viene observando que la crisis del coronavirus está también generando problemas de accesibilidad a una vivienda por parte de los jóvenes y de aquellas personas con rentas más bajas, al ser los colectivos más afectados por la pandemia por la destrucción de empleo.

La fuerte incidencia de la covid en las grandes urbes está modificando también la preferencia por parte de los compradores hacia viviendas fuera de los núcleos urbanos. Los compradores buscan ahora casas unifamiliares o de nueva construcción, una tendencia que probablemente se mantendrá en el tiempo y segmentará la demanda hacia esta tipología de inmuebles en detrimento de otros.

De este modo, en su último informe sobre el sector, Moody's ha alertado del aumento de los riesgos sobre el mercado inmobiliario en España debido a los efectos económicos y sanitarios derivados del coronavirus.

Este impacto, sin embargo, se puede ver mitigado por la mejor situación financiera de las familias a día de hoy respecto al inicio del estallido de la anterior burbuja inmobiliaria en 2008. A raíz de aquella crisis, recuerdan los analistas de la agencia de calificación, las entidades de crédito endurecieron los criterios de concesión hipotecaria, por lo que el sector se encuentra ahora algo más protegido.

Todo esto, unido al bajo entorno de tipos de interés, reduce los riesgos sobre las cédulas y titulizaciones hipotecarias. Según Moody's, estos instrumentos cuentan con una serie de fortalezas estructurales que mitigan el impacto negativo derivado del incremento de riesgos en el mercado de la vivienda.

El mercado, sin embargo, está optando por la política de esperar y ver. Las acciones de los dos grandes grupos inmobiliarios, Merlín Propertis e Inmobiliaria Colonial, se mantienen en la parte media y baja en la tabla de rentabilidades del Ibex 35, sin grandes diferencias en sus cotizaciones respecto al comienzo de ejercicio.

Artículos relacionados