El pre­si­dente de Iberdrola de­fiende ma­xi­mizar el efecto de los fondos eu­ro­peos con em­presas com­pro­me­tidas

Galán propone un ecosistema empresarial e industrial que aproveche el potencial del país

Iberdrola cuenta con 150 ini­cia­tivas y 21.000 mi­llones que crearán 45.000 puestos de tra­ba­jo/año

Ignacio Galán, Iberdrola.
Ignacio Galán, Iberdrola.

“Nos en­con­tramos ante una si­tua­ción sin pre­ce­dentes por su gra­vedad y su im­pacto glo­bal, pero las re­cetas para salir de la crisis si­guen siendo las mis­mas: in­vertir más en sec­tores pro­duc­tivos y de fu­turo e im­pulsar la efi­ciencia y la com­pe­ti­ti­vidad para dejar un país mejor a las pró­ximas ge­ne­ra­cio­nes”, ha de­cla­rado el pre­si­dente de Iberdrola, Ignacio Galán, en la jor­nada EUROForo Next Generation EU, en la que ha sub­ra­yado la ne­ce­sidad de aunar es­fuerzos entre todos para im­pulsar ini­cia­tivas de fu­turo y de pros­pe­ri­dad.

Asimismo, ha defendido que se debe forjar un ecosistema empresarial e industrial para aprovechar el potencial del país.

La compañía, que ya contribuye al crecimiento e internacionalización de más de 22.000 empresas y desarrolla un plan de inversión de 75.000 millones de euros a 2025, independiente de las propuestas ligadas a fondos europeos, considera el programa Next Generation EU como una oportunidad para intensificar la actividad y contribuir a la creación de nuevas figuras de colaboración público-privada.

“Nos encontramos ante una oportunidad histórica para España, no podemos perder este tren”, ha apuntado. “Hay que actuar ya, de manera decidida y coordinada, para convertir esta oportunidad en una realidad”, ha subrayado.

150 proyectos para crear empleo

Iberdrola cuenta con 150 iniciativas en este plan, que permitirán movilizar más de 21.000 millones de euros en inversiones en proyectos relacionados con el despliegue de renovables innovadoras, redes eléctricas inteligentes, almacenamiento energético, movilidad sostenible, electrificación del calor, el hidrógeno verde y el reciclaje de componentes de tecnologías limpias.

“Estos proyectos permitirán generar 45.000 puestos de trabajo/año, estables y de alta cualificación, y un crecimiento económico de más del 1,5% del PIB”, ha apuntado. “También la mejora de la competitividad y de la balanza de pagos (entre 500 y 1.000 millones de euros/año), la reducción de emisiones y la mejora de entornos urbanos y la contribución al reto demográfico, ya que se incluyen más de 7.000 millones euros en proyectos en entornos rurales”.

Las iniciativas involucran a cientos de empresas –la mayoría pymes- de todas las comunidades autónomas, así como a centros tecnológicos españoles, a lo largo de la cadena de valor, y organismos públicos.

 Confiar proyectos a empresas con compromiso real con España y capacidad de gestión y arrastre del tejido industrial local

La magnitud de los planes de reconstrucción de la Unión Europea y del Gobierno de España representan una oportunidad sin precedentes para impulsar una rápida recuperación y promover la transformación de la economía hacia un modelo más sostenible, resiliente, inclusivo y competitivo.

Por ello, Galán ha defendido que “los fondos han de dirigirse a reconstruir o crear nuevos sectores con futuro -hidrógeno verde, movilidad eléctrica, eólica marina, por ejemplo-, alineados con las directrices de la Unión Europea, basadas en la economía digital, para mejorar la competitividad, y la economía verde, que promueve la sostenibilidad, la mejora del entorno y de la salud”. En este sentido, ha subrayado que el sector eléctrico tiene proyectos concretos para la transformación, que generan beneficios para los ciudadanos (empleo, aire limpio en las ciudades, reducciones de emisiones y un menor coste energético); y para el país, en términos de mejora de la competitividad, el PIB, la balanza de pagos y retorno de las ayudas a medio plazo.

En su intervención, el presidente de Iberdrola ha apuntado también que “para aprovechar los fondos será necesario confiar estos proyectos a empresas con un compromiso real con España, una trayectoria demostrada y con capacidad de ejecución y gestión y, sobre todo, de arrastre del tejido industrial español”.

Este ejercicio requerirá también “agilizar procesos administrativos, revisar la fiscalidad energética, mejorar la coordinación de la Administración y sector público y privado y acometer una reforma educativa”, ha concluido.

Artículos relacionados