ENERGÍA

Repsol e IMECAL valorizan residuos

Repsol, a través de Repsol Corporate Venturing, y la em­presa me­ta­lúr­gica va­len­ciana IMECAL han creado PERSEO Biotechnology, en la que Repsol ha to­mado el 25%. La com­pañía re­sul­tante es una spin off del de­par­ta­mento de in­no­va­ción de IMECAL y aúna todos los ac­tivos es­cin­didos de su ma­triz aso­ciados a una no­ve­dosa tec­no­logía pa­ten­tada, de­no­mi­nada Perseo Bioethanol®, con la que es po­sible trans­formar de ma­nera ren­table los re­si­duos só­lidos ur­banos or­gá­nicos en bio­etanol avan­zado.

De este modo, no sólo se mejora la gestión de los residuos, reduciendo la cantidad que termina en un vertedero, sino que, además, se transforman en productos de alto valor añadido que pueden emplearse como combustible de baja huella de carbono. El desarrollo y la optimización de esta tecnología, que consiste en la hidrólisis y fermentación de la materia prima en un sólo paso, supone un salto cualitativo en la valorización de los residuos sólidos urbanos. Además, entre otras ventajas de este proceso, destacan su elevado rendimiento frente a otras opciones, su modularidad y su complementariedad con instalaciones existentes.

PERSEO Biotechnology posee una planta de escala pre comercial en L´Alcudia (Valencia), con capacidad para procesar 25 toneladas diarias de residuos orgánicos. La alianza con Repsol a través de su fondo Corporate Venturing permitirá a la compañía de reciente creación acelerar el escalado de la tecnología para alcanzar la fase comercial, aprovechando la amplia experiencia del grupo multienergético en este campo. Al mismo tiempo, ambas compañías colaborarán en diferentes líneas de trabajo para dotar a la tecnología Perseo Bioethanol® de mayor eficiencia y flexibilizar el rango de residuos que puede procesar.

Repsol apuesta por la economía circular como uno de los pilares estratégicos para abordar la transformación de sus centros industriales en grandes hubs multienergéticos, capaces de utilizar residuos de diferente naturaleza y convertirlos en productos neutros en carbono. Tal y como anunció recientemente durante la presentación de su Plan Estratégico 2021-2025, la compañía tiene la ambición de utilizar cuatro millones de toneladas anuales de residuos en 2030. Se trata de un reto que ya ha comenzado a implementar y en el que está acelerando, gracias al próximo inicio de la construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados en Cartagena, con una capacidad de 250.000 toneladas anuales producidas a partir de residuos, a la que se une este nuevo proyecto encabezado por el área de Refino de Repsol y que formará parte del plan de transformación de sus centros industriales.

Repsol Corporate Venturing es la herramienta de la compañía multienergética para invertir en startups, en las que acelera sus modelos de negocio, al tiempo que accede a tecnologías punteras y ofrece su experiencia e infraestructuras como banco de pruebas para sus productos. De esta forma, Repsol desarrolla una estrategia de innovación abierta pensada para complementar las capacidades internas en I+D y, además, consigue atraer innovación tecnológica cercana a su despliegue comercial y con un elevado potencial, que pueda evaluarse de forma ágil para su incorporación a los negocios de la compañía.

Actualmente participa en un total de 17 empresas y desde su lanzamiento ha analizado más de un millar de oportunidades de inversión. Entre otras, destacan las participaciones que ha adquirido en la compañía española Begas Motor, centrada en proporcionar soluciones sostenibles para la movilidad de camiones y autobuses urbanos; en Recreus, compañía especializada en impresión en 3D que desarrolla aplicaciones de alto valor añadido; y en la empresa de domótica Wattio, fabricante de dispositivos y soluciones integrales de internet de las cosas.

Artículos relacionados