ANÁLISIS

Las energías verdes aporrean la puerta

La in­de­pen­dencia ener­gé­tica de Europa es un reto para la eco­nomía pos­t-­covid

Renovables
Renovables

Los 60 dó­lares por ba­rril del crudo al­can­zados esta se­mana, ¿son un in­dicio de nuevas subidas del precio o un epi­sodio sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, re­sul­tado de las res­tric­ciones a la pro­duc­ción de Arabia Sudí y Rusia, apro­ve­chando el res­quicio de un mer­cado oca­sio­nal­mente des­abas­te­cido? Probablemente son más un tirón pun­tual de la de­manda des­pués de que en el año 2020 Exxon Mobil, Chevron, BP y Shell re­gis­trasen pér­didas con­juntas su­pe­riores a los 50.000 mi­llones de dó­la­res.

Para sin duda compensar este efecto, Exxon Mobil y Chevron están negociando una megafusión ante las perspectivas de nuevas bajadas de precios. El director ejecutivo de Exxon afirmaba: "El mercado ha cambiado lo que resultaba fácil es ya cosa del pasado".

Entre tanto y en el ancho mundo, Rio Tinto intenta culminar un acuerdo con el gobierno de Mongolia para explotar una mina de cobre, la cuarta del mundo, en el desierto de Gobi. Un proyecto de 1.500 millones de dólares, inferior, sin embargo, al de 2.650 millones de dólares que pagó China Molibdenum por el yacimiento de cobre y cobalto, Tenke Eungurume, en la República Democrática del Congo.

El cable de 720 km. entre Noruega y el Reino Unido permite distribuir la energía eléctrica hidráulica generada en Noruega y recibir la energía eólica de los aero generadores off shore británicos. La electrificación es una respuesta contundente al cambio climático. Más tuberías de cobre, menos carbón y menos petróleo.

"Hace 18 meses sólo el 25% de la energía mundial ofrecía un horizonte descarbonizado, frente al 75% en la actualidad", según afirma Pascal Lamy, expresidente de la OMC.

China apuesta con enorme determinación por alcanzar la total descarbonización en 2060. Xi Jimping, primer ministro chino, afirmaba el pasado septiembre ante la Asamblea de la ONU: que "la humanidad no puede ignorar las repetidas advertencias de la naturaleza". El reciente episodio del glaciar en el Himalaya confirmaría esta advertencia.

Un documento del Financial Times", The new green order, depués de destacar la rápida carrera de las energías limpias, tanto por parte de China como de EEUU y la UE, señala la presencia de dos escuelas de pensamiento relativas a la futura transición energética.

La primera apuesta por la real politik, en la que cada protagonista buscará sacar ventaja en provecho propio. La segunda señala que la energía limpia va más allá de la geopolítica para convertirse en un instrumento capaz de reducir conflictos, no más chantaje del oligopolio de los productores.

La isla energética, con sus molinos de viento construida por Dinamarca en mar abierto, es una señal de coopoeración que permitirá suministrar electricidad a los daneses y a sus vecinos circundantes. La UE no quedaría sometida a la tiranía energética de Moscú sino que empezaría a ser autosuficiente. Un 60% del consumo total de gas y petrólero de la UE es de procedencia exterior.

España y Portugal con muchos días de sol y la posibilidad de instalar aerogeneradores desde las costas de Lanzarote o la fachada atlántica portuguesa, cerraría la enorme dependencia energética de los dos países meridionales y occidentales de la UE. Un buen empujón para la recuperación post-covid. De eso se trata.

Artículos relacionados