BOLSA

Bodegas Riojanas marea a sus fieles

Muchos son los pe­queños ac­cio­nistas que se pre­guntan qué está ocu­rriendo con la ac­ción. La bo­dega de­bería ser un valor tran­quilo y sin grandes al­ti­bajos de­bido a la pre­vi­si­bi­lidad de su ac­ti­vidad de ne­go­cio. Sin em­bargo, en los úl­timos tiempos se está viendo sa­cu­dida con im­por­tantes al­ti­bajos sin grandes ra­zones apa­ren­tes.

La mayoría de operadores vienen achacando su elevada volatilidad a la estrechez de su volumen de negocio. En el último trimestre, el valor apenas ha logrado mover poco más de 1.900 títulos diarios. Una cifra paupérrima, es cierto, pero que no justifica extraños movimientos puntuales como los vividos esta semana.

El valor ha pasado de volúmenes de actividad ridículos de entre cero y 340 títulos a llegar a mover más de 11.000 acciones en una sola sesión con subidas superiores al 6%, para al día siguiente retroceder el camino andado con la misma rapidez. Pero lo peor de todo es que estos movimientos de ida y vuelta se producen también en muchas ocasiones con apenas un puñado de títulos.

Un sinvivir para los accionistas más tradicionales que observan cada vez con mayor preocupación el aumento de los rumores sobre la posible salida de bolsa ante la notable manipulación a la que se puede ver sometida la acción. Como referencia cercana para justificar este temor tienen la opa de exclusión lanzada por Barón de Ley el año pasado a un precio ridículo, según los pequeños accionistas.

Bodegas Riojanas se encuentra en la actualidad en manos de un grupo atomizado de diez grandes accionistas con entre el 3 y el 11% de capital cada uno. En conjunto controlan más del 62% del capital total de la sociedad, aunque el mayor peso se encuentra en manos de sociedades financieras. Circunstancia que podría facilitar algún tipo de operación de este tipo.

En cualquier caso, la compañía, aunque no ofrece dividendos, mantiene una sólida gestión que le habría permitido salvar 2020, a expensas de que el cierre de resultados, casi en línea con el año anterior pese al brutal impacto de la pandemia sobre el consumo. La cosecha de dicho año se ha caracterizado por unos niveles óptimos tanto en calidad como en volumen, lo cual asegura su aprovisionamiento y el cumplimiento de las ventas futuras previstas.

Noticias que deberían ayudar al valor a salir de la actual tendencia lateral iniciada en noviembre, después del tímido repunte logrado desde los mínimos absolutos en 2,5 euros registrados a principios de ese mismo mes. En la actualidad, las acciones se cambian a poco más de 3,2 euros, un precio muy jugoso para posibles operaciones de compra o exclusión y que anima los fuertes altibajos.

Artículos relacionados