Monitor de Latinoamérica

LatinFocus con­si­dera que el país li­de­rará la in­ver­sión re­gional los pró­ximos tres años

La incipiente recuperación económica pende de un hilo en Perú

La reac­ti­va­ción, al albur del con­trol de la pan­demia y del en­torno pos­t-e­lec­toral

Metro de Lima
Metro de Lima

Perú cerró 2020 con la mayor caída del PIB de Latam, za­ran­deado por la pan­de­mia, pero en 2021 re­gis­trará uno de los re­botes eco­nó­micos más fuer­tes, según or­ga­nismos glo­bales y ex­per­tos. El país, uno de los más atrac­tivos del área para las em­presas es­paño­las, se re­cu­pera más rá­pido de lo es­pe­rado, pero sobre la ca­beza de su eco­nomía pende la es­pada de Damocles de la se­gunda ola del vi­rus, ya en curso, que po­dría en­ne­grecer el ho­ri­zonte y ge­nerar du­das, des­con­fianza y de­sá­nimo en la in­ver­sión fo­rá­nea.

Sobre la incipiente reactivación pesan, además, factores como la rapidez de la vacunación en uno de los países más afectados por el Covid (en 2020 tuvo la mayor tasa de mortalidad del mundo) y que ha vuelto al confinamiento en 9 regiones. Y una crisis política que llevó al país a tener tres presidentes en 2020. Sobre las elecciones del 11 de abril planean la persistencia del virus y el malestar de la población, lo que hace temer el acceso a la Presidencia de un candidato que erosione la política de libre mercado y apertura bajo la que Perú anotó crecimiento sostenido más de 15 años con 4 gobiernos de distinto sesgo.

En Perú se detecta un creciente hartazgo respecto a los políticos tras años de denuncias de corrupción a sus principales líderes. En un movimiento para recobrar la confianza ciudadana, el presidente interino, Francisco Sagasti, ha firmado una reforma que permite acabar con la inmunidad parlamentaria.

Todo en el alero

“En términos regionales, la recuperación de Perú es mucho más rápida que la de sus vecinos y el promedio de Latam”, ha señalado el ministro de Economía, Waldo Mendoza, que otea una expansión del 10% este año (la más alta desde 1994), tras una caída del PIB del 11,6% en 2020 (la mayor de Latam, pero inferior al 12,7% previsto). Lima, en su Informe Preelectoral Administración 2016-21 prevé una expansión media anual del 5,1% en 2021-26 y del 4,1% en 2022-26, amparada en el fortalecimiento de demanda interna y externa y una mayor competitividad y productividad. Un impulso basado en la previsión de la aplicación de la vacuna y la normalización de la actividad económica en el país.

También el banco central detecta una recuperación que pende, eso sí, de la evolución de la pandemia. “En noviembre, la economía se contrajo solo el 2,9%- 3,1%, tras caídas de casi el 40% mensual en primavera, y esperamos ser uno de los países que más rápido se recupere, regresando a niveles de 2019 antes que muchos países europeos”, según el presidente del BCR, Julio Velarde, para quien las piedras angulares del repunte serán el histórico impulso fiscal decretado en septiembre, cuando Finanzas destinó un gasto del 20% del PIB al plan de reactivación, y la rebaja de tipos de interés a un mínimo 0,25%.

El BCR cree que la economía tendrá nuevo impulso en el segundo semestre, considerando que la vacuna comenzará a aplicarse y que se mantendrán escenarios de estabilidad político-económica y estímulos monetarios y fiscales. Con esos supuestos, prevé una expansión del 11,5%. Es previsión superior a la de Finanzas y a las de Cepal (que preveía en diciembre un 9% tras el -12,9% de 2020); LatinFocus (9,5%); BBVA y PerúCámaras (10%). Y la del FMI, que en octubre fijaba un 7,3%. Pero todo depende de la pandemia y el entorno político post-electoral. Para el exministro de Economía Alfredo Thorne, el nuevo confinamiento contra la segunda ola bajará la expansión en 2021 al 6%-7%.

El presidente Sagasti, que juzga que la economía se recuperará parcialmente en 2021, ha advertido que la reactivación está condicionada a las medidas para contener la pandemia, la vacunación universal, evitar conflictos sociales y la creación de empleo. Tras tres décadas de sólido crecimiento y estabilidad macro, Perú avanzó el 2,2% en 2019, muy por debajo del 4% de 2018.

Llegan las vacunas

Lima tiene acuerdos con la china Sinopharm para comprar 38 millones de dosis de vacuna y con AstraZeneca por 14 millones. El primer lote de 300.000 vacunas Sinopharm llegó el domingo y para el resto no hay fecha en un país que registra rebrote de contagios, desborde hospitalario y escasez de recursos médicos y que dice prever el fin de la vacunación en diciembre. Esta se iniciará en las regiones de riesgo extremo, en pleno auge de la segunda ola y falta de oxígeno en los hospitales. Perú, que supera ya los 42.000 muertos por Covid, ha recibido 11.000 millones en créditos del FMI para afrontar la pandemia.

Según el ministro Mendoza, la inversión pública y privada en Perú muestran crecimiento desde octubre. Y según el ‘FocusEconomics Consensus’ de Forecast LatinFocus, Perú encabezará en 2021 la inversión en Latam, aspecto clave para la recuperación, y mantendrá ese liderazgo en los próximos años. En 2021, Perú ocupará la primera posición en inversión con un aumento del 16,8%, seguido por Bolivia y Argentina (12,2% y 10%). Tras ellos, se situarán Colombia (8,2%); Chile (6,7%); Uruguay (6,7%); Brasil (5,2%) y México (3,1%). En 2022, Perú se mantendrá en cabeza, con una expansión del 7,3%, seguido por Colombia (6%). Y también será líder en 2023 (4,9%). Perú registrará una inversión mayor que la media Latam en los próximos cinco años, con tasas del 4,3% el 2024 y 3,7% en 2025, cuando el promedio regional será del 6,1% en 2021; 4,1% en 2022; 3,7% en 2023; 3,5% en 2024 y 3,3% en 2025.

En lo que a IED atañe, la Unctad informó que, tras un avance del 6% en 2019, cayó en Perú el 76% en 2021. En el plano comercial, y pese al Covid, el país tuvo superávit comercial de 7.750 millones en 2020, superior al de 2019, según Lima. Cepal informó semanas atrás que el país tuvo una caída en valor de las exportaciones del 24% el año pasado. Perú, mercado estrella para las firmas españolas en el último decenio es el quinto destino en Latam de la inversión española. España es el mayor inversor (18% de la IED, 13.000 millones) y allí operan 800 firmas, entre ellas FCC, ACS, Telefónica, Repsol, BBVA, Inditex, REE, Globalia, Endesa, Enagás, Naturgy, Ferrovial, Acciona, Sacyr y Mapfre.

Artículos relacionados