El en­deu­da­miento del con­junto del Estado se ha dis­pa­rado en 160.000 mi­llones en casi 20 meses

España aumenta su deuda pública en 270 millones cada día por la pandemia

La fi­nan­cia­ción de la sa­nidad y los efectos eco­nó­micos y la­bo­rales su­ponen 8.000 mi­llones men­suales de en­deu­da­miento

Pedro Sámchez.
Pedro Sámchez.

La pan­demia del co­ro­na­virus ha su­puesto para España un for­mi­dable es­fuerzo de fi­nan­cia­ción, tanto de las ne­ce­si­dades sa­ni­ta­rias, como de con­ten­ción de sus es­tragos en la eco­no­mía, para evitar una ca­tás­trofe en tér­minos de quie­bras y des­em­pleo. Desde que co­menzó a cir­cular el pa­tó­geno por España y hasta el mes de sep­tiem­bre, este es­fuerzo se ha tra­du­cido en un en­deu­da­miento de casi 160.000 mi­llones de euros en las arcas pú­bli­cas. Una cifra que, di­vi­dida por los meses y días de la pan­de­mia, re­sulta en un in­cre­mento de casi 270 mi­llones dia­rios.

En febrero de 2020, España contaba con una deuda a medio y largo plazo de 993.990 millones de euros. Hacía semanas que se venía hablando del virus, de la situación en Wuhan y de la rápida propagación de la pandemia en países como Italia. Quince días más tarde, el Gobierno decidió aplicar el estado de alarma y un confinamiento que duró meses.

La deuda pública comenzó una espiral de crecimiento, al tiempo que desde la administración se trataba de proporcionar cobertura al sector sanitario y también cerrar las vías de agua que surgían en la economía, buscando principalmente el mantenimiento del empleo no sólo en los meses de confinamiento, sino también después de la primera teórica vuelta a la normalidad de los hogares.

El mes de junio, cuando se retiró el estado de alarma, la deuda había crecido en 89.387 millones de euros, hasta 1.083.377 millones de euros. El esfuerzo del Estado en esos cuatro meses supuso el 56,5% del incremento total del endeudamiento durante diecinueve meses de pandemia.

La relativa tranquilidad por la que atravesó la economía en el segundo semestre del pasado año, con una fuerte recuperación en el tercer trimestre del año, supuso un periodo de contención de la deuda. En esos seis meses el volumen de bonos y obligaciones apenas creció en 2.330 millones de euros.

A pesar de este formidable endeudamiento, los tipos históricamente bajos de la deuda permitieron al Estado un ahorro cercano a los 2.000 millones de euros el pasado año en los intereses de la deuda pública, al haber cargado buena parte de la financiación en títulos a más corto plazo, emitidos a tipos de interés negativos. La partida del servicio de la deuda estaba prevista este año en 31.675 millones de euros, un volumen superior a los 25.000 millones destinados a prestaciones por desempleo.

En 19 meses, para asustar

A lo largo de este año 2021, el endeudamiento del Estado ha registrado un movimiento en dientes de sierra, que ha supuesto un incremento de 66.363 millones de euros. Los datos más actuales del Tesoro se refieren al mes de septiembre, con lo que el crecimiento de la deuda en 158.080 millones de euros se ha generado en 19 meses. El equivalente a un incremento superior a los 8.000 millones de euros mensuales.

Los meses de mayor crecimiento de la deuda en este año han sido febrero, con 19.896 millones de euros; el de marzo, con 15.010 millones de euros; el de junio, con 19.177 millones; y el de septiembre, con un avance de 15.206 millones. En los meses de abril y julio se produjeron sendos retrocesos del endeudamiento público.

Artículos relacionados