En el primer se­mestre de 2022 con­ti­nuarán por las nubes los pre­cios del ki­lo­vatio hora

Guerra entre las eléctricas por los clientes con tarifa regulada

Los con­su­mi­dores en el mer­cado libre ten­drán que ne­go­ciar al final del con­trato

Recibo de la luz.
Recibo de la luz.

Las eléc­tricas están apro­ve­chando el final de año y que las ta­rifas si­guen dis­pa­radas para in­tentar captar clientes que están aco­gidos al precio re­gu­lado, de­no­mi­nado PVPC. A este sis­tema per­te­necen unos 11 mi­llones de con­su­mi­do­res, los prin­ci­pales afec­tados de los ele­vados pre­cios de la luz, frente a los 17 mi­llones de ti­tu­lares que tienen con­tra­tado su su­mi­nistro en el mer­cado li­bre. A estos úl­ti­mos, la subida no les afecta hasta que no tengan que re­novar el con­trato que tienen fir­mado, pero las em­presas están per­diendo di­nero a es­puertas con ellos.

Ya lo hicieron las grandes compañías del sector a comienzos de septiembre cuando la luz seguía al alza y todo apuntaba que, hasta finales de año, la situación no revirtiera. Tres meses después de la primera oferta que lanzó Naturgy con un precio fijo de 60 euros el megavatio hora y que obligó a Endesa e Iberdrola a hacer lo mismo, las tres grandes eléctricas y otras como Repsol, Total Energies y Holaluz, están reforzando su batalla comercial de cara a 2022.

La guerra desatada en todo el sector eléctrico con los precios del mercado mayorista desbocados y con las perspectivas de que la situación no se va a calmar hasta el segundo semestre de 2022, no se va a detener. “El momento es perfecto para convencer a los consumidores con la tarifa regulada. Llevan varios meses soportando un coste al que no estaban habituados y son presa fácil”, denuncian las organizaciones de consumidores.

En busca de clientes agobiados

El objetivo de las comercializadoras no es otro que captar clientes que están acogidos al PVPC pues son los que realmente están sufriendo los efectos de la subida. Además, si con ello logran robar un consumidor a la competencia el efecto es doble, pues una vez que el cliente firma con una compañía tarda mucho tiempo en volver a cambiarse de comercializadora.

“Tu tarifa de PVPC pertenece al mercado regulado donde los precios dependen de lo que marque el mercado, y cambian cada día y hora”, Este es uno de los mensajes que la comercializadora de Endesa, Energía XXI, está remitiendo a sus clientes para que se pongan en contacto con la compañía y ver los precios que están ofreciendo en el mercado libre.

Algo parecido sucede con Iberdrola, Naturgy, Repsol y el resto. “Es un auténtico bombardeo diario de llamadas”, denuncia un consumidor. El gancho es perfecto pues la mayoría son ofertas de precios mucho mejores que los que actualmente se dan en el mercado regulado, con las tarifas disparadas. La pasada semana el coste del megavatio hora llegó a alcanzar los 383,67 euros y el precio medio de diciembre ronda los 243 euros, un precio cinco veces más que el que se pagaba hace un año.

Incógnitas a medio plazo

Por tanto el consumidor que esté en el mercado regulado, también denominado PVPC, que firme uno de los contratos que ofrece cualquier comercializadora, de entrada va a salir ganando porque va a pagar menos. La cuestión está en saber si las tarifas del próximo año van a estar tan desmadradas como ahora.

El encarecimiento en los últimos meses se debe principalmente a los altos precios del gas en los mercados y la elevada cotización de los derechos de emisión de dióxido de carbono CO2, en máximos históricos. Y todo apunta a que el primer semestre va a ser igualmente duro.

De momento, el Gobierno ha decidido ampliar hasta el 30 de abril las rebajas del 21% al 10% del IVA y recortar el impuesto especial eléctrico del 5,11% al 0,5% mínimo legal. La suspensión del 7% del impuesto de generación se mantendrá hasta el 31 de marzo. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha reconocido que la situación puede durar varios meses, por lo que es un caldo de cultivo para que los consumidores del precio regulado decidan cambiarse al mercado libre.

Ofertas con gancho

Y es que, el precio actual del pool no tiene nada que ver con las ofertas que Endesa, Iberdrola y Naturgy han lanzado a sus clientes que estén acogidos al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC). En su oferta, Endesa ha anunciado una Tarifa Única de 58 euros el megavatio hora durante un periodo de dos años; Naturgy -la primera eléctrica que se lanzó al ruedo- ha anunciado una tarifa de 60 euros durante dos años, sin condiciones de permanencia; Iberdrola, por su parte, ha sacado el plan “Tranquilidad”, con precios fijos personalizados durante cinco años.

Para evitar estas situaciones tan diferenciadas entre el precio libre y el regulado, las eléctricas siguen reclamando al Gobierno que se modifique el sistema y que todos los consumidores estén en el mercado libre igual que sucede en otros países comunitarios.

La Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec) pide mantener la tarifa regulada solo para consumidores vulnerables y que estuviera ligada a los precios de los mercados a plazo, de forma que tuviera precios más estables y no tan volátiles como los actuales que registra el pool.

Artículos relacionados