BOLSA

El Zinc, una aventura peligrosa

El plan de cre­ci­miento en Estados Unidos de El Zinc no está te­niendo la re­per­cu­sión es­pe­rada por el mer­cado. Al menos de mo­mento. La mul­ti­na­cional as­tu­riana, tercer pro­ductor mun­dial de zinc, re­gistró a me­diados de año un pro­grama de bonos en el MARF por hasta 50 mi­llones de euros con el ob­je­tivo de po­ten­ciar su ne­gocio al otro lado del Atlántico. Un pro­grama com­ple­tado en apenas seis emi­siones y en tiempo ré­cord.

Pero eso no está evitando una fuerte inestabilidad a la baja de la cotización en esta recta final del año.

El principal objetivo de la sociedad con la emisión de este programa de bonos era amortizar deuda en Luxemburgo por 17,7 millones de euros para reducir su coste del 6,5% al 5,75%. Lo ha hecho con una excelente acogida por parte del mercado, lo que supone un fuerte espaldarazo a la gestión de la sociedad.

El importe captado, con un mejor precio de financiación, estará destinado a desarrollar su actividad en Estados Unidos donde sus rivales tienen un acceso más complicado.

La empresa asturiana, que cotiza en BME Growth, es la única entre sus principales competidoras europeas con capacidad para producir chapas y bandas de este material, utilizado para cubiertas y fachadas, de 1.400 milímetros, el ancho especial utilizado en Estados Unidos.

El objetivo del grupo era, por tanto, captar buena parte del mercado que ahora mismo se lleva el aluminio con el fin de seguir creciendo. En la actualidad, del orden de 98% de los ingresos proceden de las exportaciones a más de 50 países. Aunque sus principales mercados son Alemania, Francia e Italia que acumulan el 75% del 90% de sus exportaciones a Europa.

Pero a la espera de que salto del charco se empiece a notar en sus cuentas, lo cierto es que su cotización se ha venido abajo desde la puesta en marcha del nuevo programa de bonos. Solo en el último trimestre ha perdido cerca de un 80% desde los máximos en 0,52 euros a mediados de junio hasta perder los 0,35 euros. Un pobre bagaje ante el temor del mercado a que la aventura americana genere un alto sobreendeudamiento sin una contraprestación clara.

Artículos relacionados