BOLSA

Urbas a la espera de recuperar altura

La ad­qui­si­ción de va­rias cons­truc­toras en el úl­timo año y medio ha con­so­li­dado a Urbas como una re­fe­rencia en la cons­truc­ción de edi­fi­cios sin­gu­lares en España. Un gi­gan­tesco logro y un buen ejemplo es la cons­truc­ción de un edi­ficio re­si­den­cial por parte de su fi­lial Urrutia para el Grupo Arrate, va­lo­rado en 36 mi­llones de eu­ros. Se trata del se­gundo ras­ca­cielos más alto de Bilbao, solo por de­trás de las to­rres de ofi­cinas de Iberdrola.

El proyecto de rascacielos Anboto Dorrea, cuya entrega está prevista para el 2023 contará con 35 plantas y una altura total de 119 metros. Una promoción de 166 viviendas libres con certificación energética, 239 plazas de garaje y 166 trasteros, así como espectaculares ascensores panorámicos con las mejores vistas de Bilbao.

Además, las terrazas abiertas contarán con paneles móviles que aportarán cada día una imagen diferente a la torre en función de su ubicación que pondrá a prueba la alta especialización y experiencia de la constructora Urrutia, la nueva filial de Urbas.

El edificio, firmado por el arquitecto británico y premio Pritzker, Richard Rogers, se encuentra a escasos metros del estadio de San Mamés, en el área de Garellano, una de las zonas que mayor renovación ha experimentado en la nueva reordenación urbanística de la ciudad.

Una vez finalizadas las obras, Anboto Dorrea se convertirá en un edificio emblemático por su diseño vanguardista y el uso de tecnologías innovadoras, sostenibles y eficientes, en la construcción de viviendas residenciales. Buena muestra de la elevada especialización y experiencia lograda por Urbas vía adquisiciones que han servido para reforzar su línea de negocios en infraestructuras y edificación.

Un área, que generará grandes sinergias con otras actividades del grupo como son las energías renovables y la minería, liderará el crecimiento de la compañía durante los próximos años. Su plan de negocio identifica una cartera sólida de proyectos por valor de casi 1.600 millones de euros hasta 2024. Más del 50% corresponde a proyectos actuales ya en ejecución, firmados y del propio negocio de Urbas; y un 30% a proyectos con negociaciones muy avanzadas.

Tras disparar su beneficio hasta los 62 millones de euros en el primer semestre, la compañía, presidida por Juan Antonio Acedo, prevé superar los 1.000 millones de facturación y alcanzar un Ebitda de casi 150 millones en 2024.

Con las cifras actuales y las grandes perspectivas de futuro, los analistas no acaban de explicarse el constante castigo del valor en el mercado. Las acciones de Urbas acumulan una caída en Bolsa del 24% en el conjunto del año tras perder la cota de los 0,014 euros. Los analistas temen que pueda llegar a perder incluso los 0,013 euros por acción en el corto plazo, lo cual podría suponer una gran oportunidad de entrada conforme vaya confirmando en sus cuentas de final de año las buenas proyecciones a futuro.

Artículos relacionados