El ex CEO de la en­tidad rompe su si­lencio para au­to­ex­cul­parse y apuntar hacia arriba

FG pierde su primera batalla judicial: Cano y Corrochano le culpan del espionaje del BBVA

"Directamente del pre­si­den­te", afirma el ex jefe de Seguridad del BBVA sobre quién en­cargó los in­formes de Cenyt

Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA
Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA.

Pintan bastos para Francisco González, pre­si­dente del BBVA du­rante más de 21 años, que pierde su primer ar­gu­mento ju­di­cial. El que fuera res­pon­sable del cum­pli­miento de los es­tán­dares éticos y ex ceo del BBVA, Ángel Cano, le ha seña­lado como má­ximo res­pon­sable de la con­tra­ta­ción de Cenyt, em­presa del ex co­mi­sario Villarejo, que se tra­dujo en es­pio­naje ilí­cito de em­pre­sa­rios, po­lí­ticos y pe­rio­dis­tas. Lo mismo ha hecho el ex jefe de se­gu­ridad Julio Corrochano, que tam­bién apuntó pre­via­mente al en­tonces di­rector de co­mu­ni­ca­ción Javier Ayuso.

En su declaración, a petición propia después de dos años de silencio, Cano se ha limitado a asegurar que el no tuvo conocimiento sobre Cenyt salvo por los comentarios realizados por el entonces jefe de seguridad, Julio Corrochano, que ya apuntó junto a Ayuso como los responsables y de tener conocimiento de dicha contratación por orden directa de presidencia por la necesidad de contar una empresa externa para realizar trabajos de inteligencia.

"Directamente del presidente", ha ratificado el ex jefe de Seguridad en la mañana del martes ante el juez de apoyo de la Sala 6 de la Audiencia Nacional, a preguntas de su abogada, según una declaración a la que ha tenido acceso www.capitalmadrid.com. Previamente, el ex funcionario y colaborador de Villarejo en la Policía Nacional había enviado un escrito a la Audiencia Nacional dando su versión de los hechos en la causa 97/2018 por la que se imputan a FG, Ángel Cano y al ex comisario Villarejo, el único que se encuentra en prisión preventiva.

El objetivo, supuestamente, era salvaguardar al Consejo de Administración de los intentos de la constructora Sacyr Vallehermoso, presidida por Luis del Rivero, para hacerse con el control del Consejo de Administración del banco para sacar de la presidencia a FG, aupado al cargo gracias a la intervención de José María Aznar cuando era presidente del Gobierno.

En este sentido, el ex consejero delegado de la entidad ha asegurado ante el juez que este asunto lo trataban de forma directa y bilateral, González y Corrochano, sin intermediarios. Cano ha asegurado que se limitaba a firmar facturas y que él tuvo conocimiento del contrato de Cenyt a posteriori pero que ni siquiera conocía quién o quiénes se encontraban detrás de dicha empresa.

Añadió, además, algo que hasta ahora se desconocía: las facturas abonadas a Cenyt no se cargaban al presupuesto de seguridad del banco, ya que eso hubiera supuesto dejar sin bonus a sus empleados, incluyendo Corrochano, sino que iban contra los gastos asignados para la celebración de la Junta General de Accionistas. Un asunto que abre una nueva brecha en la depuración de responsabilidades legales del propio banco.

Todas estas afirmaciones vienen a enredar aún más el nudo gordiano del caso FG-BBVA-Villarejo al contradecir a las declaraciones realizadas con anterioridad por el resto de imputados. Por una parte, el propio FG aseguró en la Audiencia Nacional que fue el ex policía, en un exceso de celo en sus funciones, el único responsable.

En un escrito previo al magistrado y fiscales Anticorrupción, Corrochano, por su parte, apuntó a los tres directivos del banco, FG, Ángel Cano y Javier Ayuso, los que controlaron y dirigieron todo este entramado. En su declaración, el ex policía Corrochano acusó a Ángel Cano, responsable del cumplimiento de los estándares éticos en las contrataciones externas como responsable directo de la contratación y abono de las facturas por orden de FG de la empresa Cenyt, propiedad y tapadera del comisario Villarejo cuando aún estaba activo dentro de la policía.

Un cruce de acusaciones que, en cualquier caso, apuntan, todas ellas, al entonces presidente Francisco González del BBVA como principal responsable del entramado.

Artículos relacionados