ANÁLISIS

Vox se dispara en Madrid y fuerza a García Egea a reclamar unidad dentro del PP

Los úl­timos son­deos elec­to­rales acaban con la ven­taja del PP, que pierde comba frente al PSOE

Isabel Díaz Ayuso, pta. Comunidad de Madrid.
Isabel Díaz Ayuso, pta. Comunidad de Madrid.

El se­cre­tario ge­neral del Partido Popular, Teodoro García Egea, se ha visto obli­gado a ad­mitir en pú­blico que el en­fren­ta­miento que man­tiene el pre­si­dente del par­tido, Pablo Casado, con la pre­si­denta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, les está pro­vo­cando un des­gaste muy no­table en sus ex­pec­ta­tivas elec­to­ra­les. Hasta tal punto de que va­rios de los son­deos que se pu­blican cada se­mana mues­tran que el PSOE con­se­guiría un em­pate téc­nico en las ge­ne­rales y lo­graría se­guir for­mando go­bierno con sus so­cios ac­tua­les.

En unas elecciones generales, Pedro Sánchez conseguiría el 25,3% de los votos y 102 escaños, frente al 25,2 % de Pablo Casado y 100 escaños. El 18,7% de los votos conseguidos por VOX y sus 69 escaños no serían suficientes, con el resto de los partidos del centro derecha, para que Casado pudiera formar gobierno.

Donde más daño hace esta división al PP es curiosamente en la Comunidad de Madrid, donde, según el ElectoPanel publicado este domingo, conseguiría entre el 18-19% de los votos, lo que supone más que doblar el 9,15 % de votos que consiguió en las últimas elecciones autonómicas. En cambio, Pablo Casado solo conseguiría en Madrid, si se celebraran en este momento las elecciones, entre el 29 y el 31% de los votos, muy lejos del 44,76% que consiguió Isabel Díaz Ayuso el pasado 4 de mayo de este año.

Este domingo, García Egea advertía a los militantes del partido desde Zaragoza, que resulta imprescindible la unidad del PP para tener partido, algo necesario para ganar las elecciones y poder gobernar en beneficio de los ciudadanos.

Aunque fuentes del PP señalan la importancia de este reconocimiento de la importancia de cerrar esa herida en Madrid, advierten de la paradoja de que quien ha provocado el incendio interno sea quien haya tenido que lanzar la voz de alarma ante la persistencia de los avisos de los sondeos.

Giro verbal de Egea

Egea lo ha hecho desde Zaragoza con ocasión de la clausura del XIV Congreso regional del partido en Aragón, en el que se ha elegido al alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, como nuevo presidente autonómico de los populares en sustitución de Luis María Beamonte.

García Egea, muy reticente habitualmente con los presidentes de las comunidades autónomas de su partido, ha vuelto a alabar el papel que juegan los alcaldes y concejales del PP, que, según él, son los que construyen el partido de abajo arriba.

No es nueva esta idea de Egea de defender el papel de los alcaldes, mientras de paso debilita la imagen de los presidentes de las comunidades. La ocasión en la que ha sido más explícito a la hora de justificar su posición de por qué apoya a los alcaldes, ha tenido ocasión a finales del pasado mes durante el 'Encuentro de presidentes provinciales e insulares' celebrado en León.

A puerta cerrada les confesó que los presidentes provinciales representaban el núcleo duro del partido, sin evitar enfatizar que a los presidentes autonómicos no los habían elegido ellos, en clara referencia a que pertenecían a la antigua organización que habían dejado Mariano Rajoy y su secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Reiteró Egea que estos presidentes provinciales dependen directamente de la Secretaría General, que él dirige. Según el testimonio de uno de los presentes en la reunión, dio por cierto el crecimiento sostenido y constante de VOX.

Pero lo que más sorprendió a algunos de los asistentes a la reunión fue su confesión de que, pese al tiempo que quedan para las elecciones, él ya da por perdidas las próximas elecciones en Castilla-La Mancha, Aragón Canarias, Extremadura y Valencia.

Para acabar proponiendo una unidad de acción de las provincias por encima de las regiones o Comunidades Autónomas. Los mensajes le van a llegar desde la secretaría de Comunicación del Partido en una clara diferenciación de la estructura de oposición que realizó el PP durante el mandato de José María Aznar, donde el encargado de elaborar el trabajo en provincias era el Portavoz en el Congreso, Rodrigo Rato.

Egea también aprovechó para dar a conocer el papel de algunos de sus principales colaboradores. Pidió que escucharan las recomendaciones de materia de política de comunicación que elaboró Alicia Catalá y su agencia.

En manos de Michavilla

Pese a que no comparece en los medos de comunicación como miembro de la dirección, la radiografía económica se la encomendaron a Daniel La Calle. Sobre las expectativas electorales los análisis se han encomendado a Sociométrica y Gad 3. El presidente de esta última, Narciso Michavila, actúa ya como el principal gurú del partido en materia electoral.

En el PP se da por hecho que Michavila juega con Pablo Casado el importante papel de asesoramiento y diseñador de la estrategia electoral que desempeñó con José María Aznar, Pedro Arriola.

En el caso de la intervención de Casado, que lo hizo durante la cena del encuentro, sorprendió que insistiera en que la economía no gana elecciones, la economía, según Casado, no es un referente para decidir el voto.

Por lo tanto, él y el partido seguirán a lo suyo: imputar la pandemia y sus efectos negativos en materia económica solo al Gobierno nacional. Casado lo hace ahora con especial inquina contra la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, de la que en las últimas horas ha repetido que es un bluf.

Según Casado, el PP tiene una obligación constitucional, ya que un país sin oposición parlamentaria no es democrático. Por ello va a defender su agenda de reformas con la intención de trasladar a los ciudadanos que está preparado para gobernar. Y lo va a hacer en base a su creencia en una España con un futuro en libertad.

Pero Casado tiene todavía un trabajo muy importante por resolver, sus diferencias con la presidenta de la Comunidad de Madrid han tenido en poco tiempo unos efectos muy negativos en sus expectativas de voto. Se trata de una lucha interna que ni los más avezados logran entender, mucho menos sus militantes, simpatizantes y votantes.

La labor de oposición del líder de los populares ha quedado en un segundo plano durante las últimas semanas debido a estas diferencias sobre el modelo de organización del partido, como admitía este domingo la presidenta de la Comunidad de Madrid en la entrevista concedida al diario El Mundo y que interesan a muy pocos. Una y otra parte han reconocido las tensiones innecesarias que se están produciendo y que se justifican menos al provenir del propio partido. Los sondeos les han dado ya una seria advertencia. La actual situación provocada por la pandemia justifica todavía menos que el centro derecha siga perdiendo el tiempo en estas guerras internas.

Artículos relacionados