LA SEMANA BURSÁTIL

La liquidez gana en Bolsa

En contra de lo que ca­bría es­perar por la gran can­tidad de citas eco­nó­mi­cas, la bolsa ha vi­vido una se­mana re­la­ti­va­mente tran­quila y de transición. Con todo, el Ibex 35 ha ce­rrado el acu­mu­lado de las cinco úl­timas se­siones con una caída del 0,6% para quedar sobre los 8.300 puntos con lo que to­davía sigue en duda su ca­pa­cidad para salvar el año en po­si­tivo.

Las intenciones de la Reserva Federal de subir sus tipos de interés en al menos tres ocasiones a lo largo del año que viene para hacer frente a la escalada de la inflación han permitido despejar algunas dudas. Un bálsamo para el mercado. La primera de ellas podría incluso producirse en el primer semestre, poniendo fin a su actual política monetaria de tipos de referencia a casi cero, aplicada para contrarrestar el impacto de la pandemia.

En cambio, el BCE sigue dispuesto a seguir con su política de estímulos, Algo que para muchos será pan para hoy y hambre para mañana con la inflación interanual de la Unión Europea en máximos históricos del 5,2% en noviembre y el de la zona euro en el 4,9%, también cifras récord.

Esta preocupación se está dejando sentir en la confianza empresarial con un nuevo retroceso en el índice IFO de Alemania, lastrado además por los problemas de suministro y la nueva oleada de infecciones.

Una situación que para España es crítica y que está forzando al Banco de España a recortar sus previsiones de crecimiento al 4,5% para este año, por debajo de la media de la Unión Europea casi a la mitad de las previsiones del Gobierno a principios de año cuando se pensaba se iba a estar a la cabeza. Y para el próximo ejercicio se prevé un crecimiento del 5,4%, cuatro décimas menos respecto a la previsión anterior y pendiente de que una posible subida de tipos no apriete más las tuercas debido a la deuda disparada por encima del 122%.

Lo peor de todo, apuntan los analistas, es que prácticamente todos los sectores están tocados. Industria, farma, bancos, constructoras, energéticas, turismo. Solo se salvan algunos valores puntuales, lo cual dificulta la capacidad para crear una cartera segura y rentable a corto plazo lo que incita a acentuar las posiciones en liquidez, aunque fruto de la situación sí se pueden encontrar mayores oportunidades a plazos más largos.

Calendario semanal de Bolsa

Después de la mayor estabilidad apuntada por los indicadores de actividad en las principales economías mundiales, los inversores centrarán ahora su atención en los indicadores relacionados con el consumo que se publicarán en los próximos días a una y otra orilla del Atlántico y en las cifras de crecimiento.

Este lunes, de momento, lo más destacado será el índice de indicadores en Estados Unidos que anticipa la tendencia futura de la economía norteamericana, pero que suele tener escaso impacto en los mercados.

El martes se espera el índice de confianza consumidora GFK en Alemania, las ventas al por menor en el Reino Unido y la confianza consumidora de la zona euro.

En la sesión del miércoles, las miradas estarán puestas en las cifras de PIB del tercer trimestre de Reino Unido y Estados Unidos. Desde el país americano también llegará el índice hipotecario MBA, así como la confianza consumidora y la venta de viviendas de segunda mano con una alta influencia en los mercados.

La agenda financiera internacional del jueves viene especialmente cargada de citas relevantes al anticiparse algunos indicadores debido a la festividad del viernes. Este día se darán a conocer el PIB de España y los precios de importación en Alemania, mientras que en Estados Unidos se publicarán los ingresos y gastos personales, el deflactor de precios, los pedidos de bienes duraderos, la venta de vivienda nueva, la confianza consumidora de la Universidad de Michigan y las habituales peticiones semanales por desempleo.

Artículos relacionados