El Gobierno de Pekín ha de­ci­dido frenar al yen para man­tener el ritmo de ex­por­ta­ción

La debilidad china pone en jaque a la economía mundial

El nuevo co­efi­ciente en di­visas ex­tran­jeras de los bancos pro­voca el des­plome del yuan

Yuan.
Yuan.

China re­fuerza su pro­ta­go­nismo en la eco­nomía mun­dial. Si antes se debía al fuerte cre­ci­miento del gi­gante asiá­tico, ahora se trata de lo con­tra­rio. Diversas de­ci­siones man­tienen a este país en el centro de las mi­radas de todo el mundo. El es­ta­ble­ci­miento de un co­efi­ciente del 9% en di­visas ex­tran­jeras para los bancos ha pro­vo­cado un fuerte des­plome del yuan.

Mientras tanto, crece la alarma en cuanto a que China podría constituir el epicentro de un próximo derrumbe de los precios del petróleo.

El banco central chino ha decidido elevar las reservas obligatorias de los bancos en moneda extranjera en dos puntos, hasta el 9%, en una medida que entra en vigor el 15 de diciembre. Esta decisión ha supuesto en la práctica la reducción de los volúmenes del dólar y otras divisas en el país, lo que ha presionado al alza la cotización de estas divisas y ha provocado el debilitamiento del yuan. Es la segunda vez en que se produce un aumento de este coeficiente en divisa extranjera en este año. En junio se elevó también en dos puntos.

El movimiento regulatorio se ha interpretado como una intervención del régimen de Pekín para estimular la actividad a base de una devaluación encubierta de su divisa, que está registrando un periodo de apreciación, debido a cuestiones como el fuerte superávit comercial del país asiático o las fuertes tenencias de divisas por parte de las empresas. En los últimos doce meses, el yuan se ha apreciado desde los 0,13 euros hasta los 0,14 actuales, lo que representa casi un 8% de apreciación.

Los bancos chinos manejan la escalofriante suma de un billón de dólares en reservas extranjeras y en el último año, estas han crecido nada menos que el 25%. La fuerte demanda de productos chinos durante la pandemia ha conducido a fuertes beneficios por parte del sector exportador y la correspondiente entrada de divisas extranjeras.

Seísmo petrolero

Al mismo tiempo que el Gobierno chino decidía frenar la escalada del yuan en los mercados mundiales de cambios, los economistas muestran cada vez un mayor temor en cuanto a que el país asiático se convierta en el centro de una tormenta sobre el petróleo. El diario digital OilPrice basa sus previsiones en una serie de acontecimientos: China ha sido el principal impulsor del subidón de las materias primas en el periodo 2000 a 2014, mientras el crecimiento económico se ha ralentizado y la burbuja en el mercado de deuda supone un riesgo tremendo para los mercados petroleros.

“Dada la extrema desconexión entre las enormes necesidades de petróleo y gas impulsadas por la economía de China y su nivel mínimo de reservas nacionales de petróleo y gas, la influencia del país sobre los precios del petróleo ha sido profunda durante mucho tiempo”, asegura OilPrice.

El digital insiste en las debilidades que muestra la economía del país asiático, como son las burbujas en los mercados de la vivienda y otros activos.

Artículos relacionados