HACIENDA

Tiempo para pensar en la declaración

Los ope­ra­dores afrontan la recta final del año sin grandes ex­pec­ta­tivas de ren­ta­bi­lidad y en al­gunos casos con bas­tantes mi­nus­va­lías por la de­cep­cio­nante evo­lu­ción de al­gunos sec­tores las­trados por la co­vid. Los ex­pertos re­cuerdan que es mo­mento de ir ha­ciendo cuentas para com­pensar las pér­didas ge­ne­ra­das; ya sea por un fondo de in­ver­sión, en ac­ciones o en de­ri­va­dos; con las ga­nan­cias pa­tri­mo­niales ob­te­nidas o vi­ce­versa.

Todo ello con un pequeño matiz. Los técnicos de Hacienda de Gestha, recuerdan que no se podrán adquirir esos valores o similares en los dos meses anteriores o posteriores a la venta. Los rendimientos de capital mobiliario positivos -intereses de títulos, venta de obligaciones o bonos, dividendos y demás-, también pueden compensarse con rendimientos negativos.

Por otro lado, es posible compensar rendimientos de capital mobiliario negativos o positivos con ganancias y pérdidas patrimoniales con el límite del 25% del saldo positivo; es decir, se permite que el saldo de las pérdidas patrimoniales, una vez compensadas las ganancias, con los rendimientos positivos del capital mobiliario y viceversa.

En el caso de existir un rendimiento de capital mobiliario positivo, los técnicos de Gestha consideran recomendable, salvo en el País Vasco, materializar las pérdidas en venta de acciones y otros productos patrimoniales. Y si hubiera ganancias patrimoniales, compensarlas con rendimientos negativos de capital mobiliario.

Las personas con ingresos bajos deben estar especialmente atentas a las plusvalías generadas. Los contribuyentes que prevean que sus rendimientos netos del trabajo serán inferiores a 16.825 euros deben vigilar, en la medida de lo posible, que no haya rentas de otro tipo, como por ejemplo ganancias patrimoniales por venta de acciones o rentas por alquileres de inmuebles, superiores a 6.500 euros, ya que en dicho caso perderían una reducción de rendimientos del trabajo que puede llegar hasta los 5.565 euros.

También las ventas de acciones pueden obligar a declarar a muchos contribuyentes que no tendrían obligación de declarar que tienen solo rendimientos de trabajo de menos de 14.000 euros con varios pagadores, o hasta 22.000 euros con un solo pagador o si los otros pagadores no llegan a 1.500 euros en total.

El mes de diciembre, por tanto, marca el tiempo de coger lápiz y papel para hacer cuentas, y no solo para los grandes patrimonios como suelen pensar algunos.

Artículos relacionados