BOLSA

Audax, con la tensión alta

No so­plan vientos fa­vo­ra­bles para el sector de ener­gías re­no­va­bles en estos tiem­pos. Los altos pre­cios de la elec­tri­cidad y la in­cer­ti­dumbre re­gu­la­toria son al­gunos de los fac­tores que ame­nazan al sec­tor. Pero, al­gunos de sus com­po­nen­tes, como el caso de Audax, se están viendo es­pe­cial­mente pe­na­li­zados por su alta de­pen­dencia de los pre­cios por su ele­vada po­si­ción de ne­gocio como mera co­mer­cia­li­za­dora.

Es decir, buena parte de su actividad se baja en la compra de energía eléctrica y de gas en el mercado mayorista para venderlas luego a consumidores finales. Este negocio necesita un uso muy intensivo de capital y, para ello, debe contar con una operativa financiera muy saneada.

Y a eso se añade otro factor de riesgo como son los compromisos adoptados con los clientes a determinados precios sin haber cerrado el suministro en el mercado mayorista, lo que puede generar un importante agujero en las cuentas.

Este es uno de los factores que ha penalizado los resultados de Audax al cierre del tercer trimestre. Pese a multiplicar casi por dos los ingresos en los nueve primeros meses de 2021, el margen bruto ha experimentado una preocupante caída a cerca de la mitad respecto a igual periodo del ejercicio anterior.

El aumento del 5% del beneficio bruto no ha sido suficiente para absorber el crecimiento del 31% de los gastos de explotación. Todo ello ha provocado unas pérdidas de 1,8 millones de euros hasta septiembre.

Estas decepcionantes cifras explican en buena medida el fuerte deterioro experimentado por el valor en Bolsa, aunque los responsables de la compañía consideran que esta situación será transitoria y confían en una progresiva normalización del mercado mayorista que permita la recuperación de sus resultados.

Unas expectativas bastante optimistas teniendo en cuenta cómo están evolucionando los precios. De hecho, los expertos se muestran más prudentes y no prevén una vuelta a la normalidad, por lo menos y con suerte, hasta final del invierno.

Entre tanto, el grupo español ha anunciado la puesta en marcha de cuatro plantas fotovoltaicas localizadas en Torija, provincia de Guadalajara, con una potencia total de 20 MWp y capacidad para cubrir el consumo anual de más de 9.400 hogares. Además, continúa trabajando en la construcción y puesta en marcha de otras tres plantas en España, al tiempo que prepara ya el inicio de construcción de sus próximos proyectos en el país, confirmando el plan de ruta fijado en su plan estratégico.

Con todo, los expertos técnicos consideran muy probable que ponga pronto a prueba el suelo que encuentra en las inmediaciones de los 1,2 euros, mínimos del valor en 2018 y que volvió a tantear en el peor momento de la pandemia en 2020.

En esa cota se espera un posible rebote, pero de no hacerlo se enfrenta a un importante gap bajista que solo se cerraría en torno a los 0,7 euros. Demasiado riesgo para una sociedad con un PER de casi 30 veces y con posibles problemas en el flujo de caja por los altos precios.

Artículos relacionados