BOLSA

Deoleo se pone objetivos más ambiciosos

Fruto de los ex­ce­lentes re­sul­tados re­gis­trados en 2020 se ha pro­du­cido un cambio ra­dical en Deoleo que ha per­mi­tido al grupo acei­tero avanzar en su plan­tea­miento es­tra­té­gico. Tras un pe­ríodo de re­fle­xión, el ac­tual equipo gestor ha op­tado por im­ple­mentar un nuevo Plan de Negocio más am­bi­cioso a cinco años con el fin de con­tem­plar la nueva si­tua­ción a la que se en­fren­taba la com­pañía y es­ta­ble­ciese unos nuevos ob­je­ti­vos.

Al cierre de 2020, la compañía registró un Ebitda de 72 millones de euros, una cifra muy por encima de los 55 millones que se había planteado como objetivo en el plan estratégico 2024. Estos resultados llevaron a la compañía a iniciar una reflexión estratégica con el objetivo de lanzar un nuevo Plan de Negocio para recoger de forma más adecuada los cambios que se estaban produciendo en la compañía y en el mercado.

Deoleo es una compañía totalmente distinta en la actualidad respecto a la que era en el momento en que se acordó el anterior plan estratégico y está en una posición mucho mejor desde la que puede afrontar los retos que puedan surgir en el entorno y gestionarlos de manera más propicia.

“El Plan” tiene la ambición de convertir al grupo, por medio de su desarrollo en el período 2022-2026, en el líder indisputable de la industria del aceite de oliva.

Entre las principales líneas, en su proceso de ejecución, se contempla un crecimiento anual medio del Ebitda del orden del 15%, por encima del ritmo del crecimiento medio que se estima para el mercado, lo que significaría que supere la cifra de 90 millones de euros al cierre del ejercicio 2026.

Esta nueva línea estratégica persigue tres grandes objetivos. El primero, la consolidación de Deoleo como un grupo que gira en torno al consumidor, al que sitúa en el centro de todas sus decisiones estratégicas. El segundo, la puesta del foco en la gestión de sus marcas, que han demostrado su fortaleza y que representan una excelente palanca de crecimiento a futuro. Y, por último, la evolución hacia un perfil de riesgo menor a través del desarrollo de otras categorías donde ya está presente, sobre todo en vinagres y aceitunas.

Aunque supone una importante evolución del plan anterior, este plan busca mantener el actual ADN de Deoleo basado en su apuesta por las marcas y la calidad con el fin de contribuir a mejorar la percepción del aceite de oliva y mantener al consumidor en el centro de sus decisiones.

No obstante, introduce dos novedades clave: una apuesta clara por determinados mercados y por la sostenibilidad. El nuevo plan pone el foco en Estados Unidos, donde espera capturar oportunidades en la actividad de distribución en áreas y canales clave y maximizar la presión promocional sin poner en riesgo su estrategia premium.

Asimismo, el grupo buscará impulsar el crecimiento en mercados de gran volumen, pero con una participación menor de Deoleo hasta ahora.

Todo ello sin olvidar la sostenibilidad. Esta será, asegura la compañía, una de las principales palancas de crecimiento de sus marcas. Aspira a aplicar un concepto holístico de la sostenibilidad y que sea algo presente en toda la cadena de valor de sus marcas, incluyendo el packaging, el abastecimiento de materia prima y la trazabilidad del productor.

Unas expectativas que parecen convencer al mercado. Después de unos meses alicaída, la acción ha reaccionado positivamente a estos planes y ha iniciado el rebote hacia la resistencia de los 0,41 euros por acción, lo cual supone un potencial alcista adicional del 15% a la subida del 40% que acumula el valor en el año.

Artículos relacionados