Monitor de Consumo Bancario

El su­per­visor to­davía per­cibe "riesgos y vul­ne­ra­bi­li­dades ele­va­dos" en el sector fi­nan­ciero

El BdE alerta sobre los casi 100.000 millones en créditos bancarios de alto riesgo

El im­porte du­doso re­pre­senta un 8,6% del total y se en­cuentra bajo "vigilancia es­pe­cial"

Banco de España
Banco de España

El Banco de España (BdE) ha ex­pre­sado su enorme preo­cu­pa­ción por el ele­vado vo­lumen ac­tua­li­zado de cré­ditos ban­ca­rios con alto riesgo de im­pago: un total de 93.000 mi­llones de eu­ros, que man­tienen en vilo al má­ximo ór­gano de su­per­vi­sión fi­nan­ciera del país. Habida cuenta de que el riesgo de im­pago es el es­tadio previo a la mo­ro­si­dad, los ana­listas de la en­tidad con­si­deran que la crisis de­ri­vada de los ex­cesos del an­te­rior po­dría re­pe­tirse y hacer saltar los ci­mientos de la eco­nomía es­pañola.

Esa cantidad representa el 8,6% de la cartera crediticia que los bancos han concedido a empresas y hogares. Desde diciembre, el volumen de créditos 'peligrosos' no ha dejado de crecer, alcanzando un incremento del 53% en un año.

Empresas y familias

El BDE ha desvelado que, de los 93.000 millones señalados, De esos 93.000 millones, unos 58.000 millones correspondían a préstamos concedidos a empresas especialmente afectadas por la pandemia, principalmente del sector servicios (comercio, hostelería, etc), y los 35.000 millones restantes tenían a familias como receptores. Respectivamente, equivalen al 9,6% y el 6,6% de la cartera.

El supervisor ha colocado bajo "vigilancia especial" a dichos créditos, ya que, si bien la situación económica española ha mejorado sensiblemente desde abril, la recuperación aún está amenazada por riesgos y vulnerabilidades que siguen en "niveles elevados".

El principal factor de vulnerabilidad se encuentra en aquellos segmentos clave del tejido productivo que todavía luchan para llegar al final del túnel: turismo, hostelería, transporte y automoción, entre otros, que concentran la mayor parte del deterioro crediticio y que podrían contagiar su situación a los sectores vinculados y a las familias.

Los créditos ICO, en la diana

El aumento de los préstamos al borde de la morosidad tiene otro vector: los créditos con aval público a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), a los que el Banco de España atribuye un peso importante en el incremento. El número de créditos ICO calificados con riesgo de impago se ha duplicado en el último semestre, llegando al 16% del total.

Apoyándose en todos estos indicadores, el BDE ha recomendado a las entidades financieras "prudencia" a la hora de diseñar las provisiones. La Economía, señaló el supervisor, se enfrenta a desafíos importantes en el futuro inmediato, como la crisis que está afectando a las cadenas de suministros y que podría lastrar la actividad productiva a nivel global de forma persistente.

Otro riesgo -aunque "a la baja", según lo identifica el propio suprevisor- sería la aparición de nuevas cepas y variantes de la Covid-19 que obliguen a volver a las restricciones de movilidad y aforo, lo que podría disparar los impagos y deteriorar rápidamente la situación de aquellos bancos con menor nivel de solvencia.

Artículos relacionados