La deuda fi­nan­ciera au­mentó más de 3.000 mi­llones por el pago del di­vi­dendo

Endesa ofrece diálogo al Gobierno tras la rebaja del recorte a las eléctricas

Bogas: “Las nuevas me­didas del Ejecutivo in­tro­ducen ra­cio­na­lidad y au­mentan la pro­tec­ción a los con­su­mi­dores vul­ne­ra­bles”

José Bogas, Endesa.
José Bogas, Endesa.

El con­se­jero de­le­gado de Endesa, José Bogas, ha abierto la mano al Gobierno tras anun­ciar que está dis­puesto al diá­logo, du­rante la pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados a los in­ver­so­res. “Somos cons­cientes de las di­fi­cul­tades a las que se en­frentan mu­chos ho­gares y clientes de­bido a los altos costes ener­gé­ti­cos. Por ello, es­tamos abiertos al diá­logo con la Administración para en­con­trar las so­lu­ciones más efi­cien­tes”, ha de­cla­rado.

Bogas ha relajado de esta forma la tensión que, hasta hace escasas fechas, existía entre las eléctricas con el Ejecutivo por culpa del Real Decreto Ley 17/2021, que perjudicaba los ingresos de las compañías. “Las medidas adicionales aprobadas por el Gobierno la pasada semana en el Real Decreto 23/2021 introducen racionalidad, además de aumentar la protección para los consumidores vulnerables”, ha afirmado.

El máximo ejecutivo de Endesa ha añadido que la compañía apoya decididamente la protección por los consumidores vulnerables, un aspecto que, según ha comentado, “está en línea con el compromiso de la eléctrica con la sociedad y que nos llevará a contribuir con aproximadamente 90 millones de euros para financiar el bono social durante este año”, señaló.

Caída del beneficio

Endesa ha logrado un beneficio ordinario neto de 1.459 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone una caída de un 14% respecto a igual periodo de 2020. La eléctrica atribuye este descenso a las condiciones adversas del sector por los altos precios de la energía, motivado principalmente por el fuerte incremento del precio del gas y, en menor medida, del coste de los derechos de emisión del CO2.

Pese a estos condicionantes adversos, la compañía ha mantiene sus objetivos para este ejercicio, respaldados por partidas no recurrentes y los esfuerzos de gestión. “Pese a la compleja coyuntura energética y regulatoria, Endesa se ratifica en sus principales objetivos y de negocio para el conjunto del año”, ha añadido Bogas.

La deuda financiera neta de Endesa asciende a 10.000 millones de euros, frente a los 6.899 millones de igual periodo de 2020, lo que supone un incremento de un 44,9%. Las inversiones brutas ascendieron a 1.414 millones de euros, un 20,5% más.

El aumento de la deuda neta se debe fundamentalmente al pago del dividendo con cargo a los resultados de 2020 abonado durante el ejercicio y al descenso del flujo de caja operativo hasta los 862 millones de euros registrado en los nueve primeros meses.

El giro de Endesa con el Ejecutivo

El giro de Endesa se produjo nada más anunciar la pasada semana la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que las eléctricas que mantengan y ofrezcan contratos de luz a precio fijo y a largo plazo no sufrirán los recortes de los ingresos que reciben por las tecnologías que no emiten CO2 como la nuclear, la hidráulica y las renovables que van a mercado. Esta medida va encaminada a favorecer especialmente a la industria en situación crítica y evitar cierres de empresas pero también a relajar la tensión que había con el sector.

“La industria que está teniendo que acudir al mercado mayorista del gas, es fundamental que haya un incentivo a incrementar la contratación a precio fijo para los consumidores industriales”, explicó la ministra. El objetivo no es otro que incentivar los contratos de luz a largo plazo y a precio estable para evitar un desplome mayor del que se está produciendo en todo el tejido industrial del país. Actualmente, la comercialización de energía eléctrica en los sectores industriales es un 25% más elevado que hace un año.

Ribera aclaró entonces que estarán exentos de minoración de ingresos los contratos a plazo fijo firmados con anterioridad al 16 de septiembre, y los que introduzcan ampliaciones de cobertura a precio fijo.

Tal y como ha recalcado la eléctrica, “Endesa tiene toda la generación propia de base, procedente de la energía hidroeléctrica, nuclear y de las renovables no reguladas, vendida para cubrir los contratos de precio fijo con clientes industriales y residenciales a precios muy inferiores a los que marca actualmente el pool”. Según la compañía, este modelo de contratación permitirá un ahorro estimado de 3.300 millones a sus clientes.

Bogas insiste además en la necesidad de reformar la tarifa regulada, con el objetivo de proteger de la volatilidad a los 10,5 millones de clientes acogidos a ella. Asimismo, pide desarrollar otras medidas que protejan a otros tipos de clientes de la volatilidad del mercado mayorista.

La subasta rompió el hielo

Días antes de que se produjera este cambio por parte del Ejecutivo, al igual que Iberdrola, Endesa no acudió a la subasta de octubre pasado cuando, en cambio, sí se presentó a la primera subasta celebrada el 26 de enero de este año.

La eléctrica declaró que la no concurrencia se debió, en parte, a que en 2022 el real decreto aprobado por el Gobierno y convalidado en el Congreso de los Diputados les iba a recortar un 25% de la energía nuclear e hidráulica que generan para subastarla, lo que “les obliga a promover su propia generación para suministrar dicha energía a sus clientes”.

“El hecho de que se nos quite energía es el principal motivo. Esa circunstancia nos lleva a reafirmar la estrategia de apostar por nuestros propios proyectos”, señalaron fuentes próximas. Pese a todo, la compañía negó que fuera una oposición frontal al Gobierno porque tal y como reconoce hay aspectos del Real Decreto que les parece. “Es una reacción racional ante una situación legislativa inesperada”, subrayaron en ese momento fuentes próximas de la eléctrica. Ahora, la situación ha cambiado bastante y la compañía, casi con seguridad, se presentará a las próximas subastas.

Además de las razones esgrimidas y el cambio en la política energética del Gobierno, Endesa apuesta por la descarbonización y ha impulsado su cartera de proyectos renovables en 22 gigavatios adicionales desde principios de año, sumando ya más de 61 GW.

Artículos relacionados