La eléc­trica man­tendrá hasta 2024, por lo me­nos, el 70% del pay out a sus ac­cio­nistas

Los planes de Enel para Endesa entusiasman a los inversores

Endesa in­ver­tirá 31.000 mi­llones hasta 2030 con el ob­je­tivo de ser 100% re­no­vable en 2040

José Bogas, Endesa.
José Bogas, Endesa.

Los planes de la ita­liana Enel para Endesa han en­tu­sias­mado al mer­cado, que ha pre­miado a la ener­gé­tica es­pañola con apre­cia­bles subidas en la Bolsa. La eléc­trica que di­rige José Bogas in­ver­tirá 31.000 mi­llones de euros hasta 2030, un 22% más res­pecto a la cifra pre­sen­tada el año pa­sado. De ellos, unos 12.000 mi­llones se des­ti­narán a nueva po­tencia re­no­vable hasta al­canzar 24.000 me­ga­va­tios ope­ra­ti­vos. La eléc­trica ex­ten­derá el 'pay out' del 70% a 2024 frente al 80% pre­visto para 2021.

Para este ejercicio, pagará un dividendo en torno a 1,30 euros brutos por acción, caerá en torno a los 1,20 euros en 2022 y se situará en unos 1,30 euros en los ejercicios 2023 y 2024.

La compañía ha adelantado su objetivo de ser 100% renovable al año 2040 en línea con la matriz Enel. Para esa fecha, abandonará la comercialización de gas a todos sus clientes. “Con esta actualización del plan estratégico, acompañada de una renovada visión a 2030 y un hito clave como es la completa descarbonización en 20240, Endesa quiere mantener su liderazgo en el mercado ibérico sobre la base de unos activos de primer nivel y una exitosa gestión como empresa verticalmente integrada”, ha declarado el consejero delegado, José Bogas, en la presentación del nuevo plan estratégico a los analistas.

“El adelanto temporal de 2050 a 2040 para ser una empresa totalmente libre de emisiones se sustenta en una sólida cartera de proyectos renovables que alcanza los 80 gigavatios. Acompañaremos la consecución de este hito clave con una apuesta decidida por la electrificación de los consumos, ganándonos la lealtad de nuestros clientes mediante la generación de valor tanto para ellos como para la compañía”, ha añadido.

De los 31.000 millones de euros estimados de inversión hasta 2030, unos 12.000 millones se destinarán a nueva potencia renovable. Dicha cifra es un 20% superior a la anunciada hace un año. Con ello, el volumen de potencia renovable se triplicará de los 8.300 MW contemplados a cierre de 2021 hasta lograr los 24.000 MW.

Otros 12.000 millones de euros -igualmente un 20% más- se dedicarán a digitalización y modernización de la red para mejorar la calidad del servicio y aumentar la base de activos regulados a más de 13.000 millones. Respecto a le red de recarga para vehículos eléctricos, se cifra en más de 400.000 en 2030, sumando los públicos y privados.

Un plan en dos fases

Pese a que el plan estratégico se perfila con vistas a 2030, tendrá dos fases. Una primera que cubrirá el periodo 2022-2024 y una segunda para el resto de los años. La estrategia de la compañía para el primer periodo se sustenta en dos pilares. Primero, el crecimiento del 48% en la potencia instalada de fuentes renovables hasta los 12.300 megavatios, con una inversión estimada de 3.100 millones. La nueva potencia renovable que se sumará al mix energético de Endesa ascenderá a 4.000 MW. De ellos, el 90% será solar y el resto eólica. El despliegue renovable crecerá a una media de 1.300 MW anuales.

El segundo pilar estará centrado en el impulso de la digitalización de la red, que absorberá otros 2.900 millones de euros de inversión, un 21% más que en el plan 2021-2023. Endesa refuerza también su inversión en los negocios de comercialización hasta 500 millones, incrementando su cartera de clientes hasta los 5,8 millones.

En cuanto a los objetivos financieros, Endesa prevé un “solido” crecimiento del beneficio buro de explotación (Ebitda) desde los 4.000 millones de euros estimados a cierre de 2021 hasta los 4.700 millones en 2024. Gracias a ello, el beneficio ordinario neto se incrementará un 18% hasta lograr 2.000 millones de euros. Se mantiene la política de dividendo, extendiendo el 70% de pay out un año más, a 2024.

Un pay out del 70% hasta 2024

En la actualización del plan estratégico remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), señala que en 2021 abonará un dividendo por acción de en torno a 1,30 euros brutos, descenderá a 1,20 euros en 2022 y se situará en unos 1,30 euros para los ejercicios 2023 y 2024.

En total, Endesa prevé destinar unos 5.350 millones de euros entre sus accionistas en el periodo 2021-2024. Hasta 2020, la eléctrica había venido repartiendo el 100% de los beneficios, y en 2021 el dividendo lo redujo al 80% del pay out y para los próximos tres años lo ha situado en el 70%.

Respecto al endeudamiento, la compañía ha anunciado que prevé que aumentará de forma moderada entre 2022 y 2024. A cierre del presente ejercicio, la deuda se situará entre 9.500 millones y 10.500 millones de euros. Estos 1.000 millones de euros de diferencia entre una cifra y otra, dependerá del impacto final que tengan en el capital circulante las extraordinarias condiciones del mercado y las medidas fiscales y regulatorias adoptadas por el Gobierno para contener el alza de los precios energéticos.

Según Endesa, a partir de 2022, la inversión prevista y el pago de dividendos estimados se cubrirán con el flujo de caja en su mayor parte, elevando el aumento de la deuda en unos 300 millones de euros adicionales que situarían el pasivo total en alrededor de 10.700 millones al final del plan.

En cuanto a la evolución de los precios de electricidad, la energética estima que para 2022 se situará en unos 83 euros por megavatio hora y bajará a los 69 euros MWh para 2023 y 2024.

Artículos relacionados