BOLSA

Grenergy, grandes desafíos

Después de la im­pre­sio­nante subida ex­pe­ri­men­tada en 2020, las ac­ciones de Grenergy pa­recen haber en­trado en un es­tado ca­ta­tó­nico; con alta vo­la­ti­li­dad, pero con mo­vi­mientos muy rí­gidos y li­mi­ta­dos. Una di­ná­mica pro­vo­cada por la pér­dida de cre­di­bi­lidad ge­neral del sector en España, con una caída media del 20% anual en Bolsa.

Este descenso es derivado, fundamentalmente, de una preocupante inseguridad regulatoria y por una falta de respuesta más eficiente frente a otras energías no renovables.

Otro factor a tener en cuenta está siendo la creciente presión inflacionista. Los precios de las materias primas y, por tanto, de los módulos solares fotovoltaicos. La interrupción en la cadena de suministros viene generando una subida de precios en las materias primas de los módulos solares fotovoltaicos que a su vez se refleja en el aumento de los costes de inversión. Una cadena peligrosa que podría provocar posibles retrasos en algunos proyectos.

De momento, el beneficio neto de la empresa de renovables se ha reducido a 6,9 millones de euros, un 22,47% inferior a los 8,9 millones contabilizados en igual período del pasado ejercicio. Un descenso que achaca por un mayor importe de amortizaciones financieras debido al incremento del número de proyectos en cartera propia.

La relación en el proceso del tiempo en la ejecución de proyectos, junto con el control del gasto y la contención de los precios será uno de los principales desafíos al que se enfrentará el sector de renovables, y en especial Grenery, en los próximos meses.

En este escenario, los analistas creen que la firma liderada por David Ruiz de Andrés cuenta con cierta ventaja por su negocio de baterías y las nuevas tecnologías de almacenamiento. Una actividad básica en el futuro de la energía renovable si quiere imponerse a otras formas de producción de electricidad; más contaminantes, pero también más consistentes.

Con estos factores sobre la mesa, los expertos de Caixabank han reiterado su recomendación de comprar sobre Grenergy tras elevar el precio objetivo de la compañía hasta los 40 euros por acción. La firma considera que la inestabilidad regulatoria en España no debería afectar en exceso al grupo. Además, la reciente ola de fusiones y adquisiciones en el sector, aseguran, sugieren múltiplos implícitos muy interesantes con un alza de los precios actuales de entre el 20% y el 50%.

De hecho, esta valoración supone un potencial alcista cercano al 30% desde su actual cotización de mercado a poco más de 31 euros por acción. El perfil técnico de la empresa de renovables, sin embargo, muestra cierta presión bajista a corto plazo hasta las inmediaciones de los 27 euros por acción, donde encontraría su principal línea de soporte en su actual tendencia bajista.

Artículos relacionados