ENERGÍA

Endesa prescindirá de su negocio de gas en 2040

El grupo eléc­trico ENEL ace­lera su plan de des­car­bo­ni­za­ción e in­cre­menta in­ver­siones

Reunión de directivos de Enel con los analistas.
Reunión de directivos de Enel con los analistas.

Endesa aban­do­nará todo su ne­gocio de gas na­tural en el ho­ri­zonte de 2040, dentro de la nueva es­tra­tegia de des­car­bo­ni­za­ción lan­zada por Enel, su ma­triz, que ha pre­sen­tado este miér­coles la ac­tua­li­za­ción de su 'hoja de ru­ta', que in­cluye un ade­lanto de una dé­cada en su ob­je­tivo de ser una com­pañía cero emi­sio­nes, de 2050 a 2040.

En este sentido, Enel planea abandonar la generación de carbón para 2027 y la generación de gas para 2040, reemplazando su flota térmica con nueva capacidad renovable y aprovechando la hibridación de energías renovables con soluciones de almacenamiento.

Además, se espera que toda la electricidad de la energética vendida para 2040 provenga de fuentes renovables y, para el mismo año, el grupo saldrá de su negocio minorista de gas.

Esto supone que Endesa se deberá desprender de aquí a 2040 de sus activos en gas natural, que suman entre España y Portugal un total de 3.824 megavatios (MW) en ciclos combinados.

En concreto, la eléctrica cuenta con los ciclos combinados de San Roque (Cádiz), de 408 MW; los de Bésos 3 y 5 en Barcelona, de 419 y 873 MW respectivamente; Colón en Huelva, de 398 MW; y As Pontes en A Coruña, de 870 MW. Además, en Portugal suma otros 855 MW.

Asimismo, el grupo energético dirigido por José Bogas posee a día de hoy con una cartera de 1,6 millones de clientes de gas natural (familias y empresas), siendo el segundo mayor distribuidor de España, tan solo por detrás de Naturgy.

Plan de Enel

Enel prevé movilizar unas inversiones totales de 210.000 millones de euros en el periodo 2021-2030 para acelerar así la transición energética y adelantar en una década, a 2040, su plan de ser una compañía cero emisiones netas, según ha anunciado el gigante energético italiano en su Capital Markets Day.

De esta cifra, la energética, matriz de la española Endesa, invertirá directamente alrededor de 170.000 millones de euros, algo más de un 6% que la cifra prevista en su plan anterior, movilizando los otros 40.000 millones de euros a través de terceros.

El grupo destacó que su plan tiene como líneas estratégicas la asignación de capital para apoyar un suministro de electricidad descarbonizado; el permitir la electrificación de la demanda de energía de los clientes; así como el aprovechar la creación de valor de la cadena de valor completa y adelantar en 10 años su objetivo de descarbonización, de 2050 a 2040.

El consejero delegado de Enel, Francesco Starace, destacó que este plan, con 170.000 millones de euros de inversión directa hasta 2030, "supone un punto de inflexión". "La implementación del plan nos permite avanzar de la década del descubrimiento de las energías renovables a la década actual de la electrificación", añadió.

Además, la energética prevé que el valor creado por el grupo para los clientes conlleve una reducción de hasta un 40% en sus costes energéticos, en paralelo con una reducción de hasta un 80% en su 'huella de carbono' para 2030.

En el periodo 2022-2024, Enel se marca un esfuerzo inversor, a través de inversiones directas, de unos 45.000 millones de euros, con un incremento del 12% frente a su 'hoja de ruta' anterior, mientras que movilizará otros 8.000 millones de euros a través de terceros como parte de su modelo de negocio de 'Stewardship'.

ELEVAR SUS GANANCIAS HASTA LOS 6.700-6.900 MILLONES EN 2024

En lo que respecta al beneficio neto ordinario para los próximos tres años, espera que sus ganancias en 2021 se sitúen en una horquilla de entre 5.400 y 5.600 millones de euros y crezcan hasta los 6.700 y 6.900 millones de euros en 2024.

Asimismo, prevé un resultado bruto de explotación (Ebitda) ordinario en 2021 de entre 18.700 y 19.300 millones de euros, con un crecimiento hasta la horquilla de 21.000-21.600 millones de euros en 2024.

La deuda neta del grupo crecerá hasta los 61.000-62.000 millones de euros en 2024, desde los 53.000-54.000 millones de euros de este año con el fin de financiar su crecimiento.

Entre 2020 y 2030, el grupo espera que el Ebitda ordinario crezca entre un 5-6% en términos de tasa de crecimiento anual, mientras que prevé un incremento de su beneficio ordinario de entre el 6-7% anual.

En lo que se refiere a su política de dividendos para el periodo 2022-2024, Enel fija un dividendo por título para sus accionistas de 0,43 euros en el horizonte de 2024, con un crecimiento del 13% frente al estimado de 0,38 euros este año.

Así, en 2022 el dividendo se situará en 0,40 euros y en 2023 y 2024 será de esa cifra de 0,43 euros por acción. La compañía aspira a una rentabilidad total entre 2022 y 2024 del 13%.

Artículos relacionados