BOLSA

Telefónica, pendientes del fútbol

El mer­cado vi­gila muy de cerca la evo­lu­ción de Telefónica. Las no­ti­cias en torno al grupo están siendo por lo ge­neral muy po­si­ti­vas, pero las in­cer­ti­dum­bres por la subasta de los de­re­chos del fútbol de la liga es­pañola por un pe­ríodo de cinco tem­po­radas tienen ate­na­zada a la ac­ción.

La Liga ya tiene en marcha el proceso de recogida de solicitudes de ofertas que estará abierto hasta el 13 de diciembre.

La situación actual invita a pensar que se va a producir un recorte en el precio y, para compensarlo, la patronal busca abrir la subasta a más participantes. Orange ya ha anunciado su intención de no acudir, pero hay otras plataformas como Amazon, DAZN o Disney+ que podrían estar interesadas, lo cual podría condicionar el precio final a pagar por Telefónica.

Un aparente lastre para el grupo hasta que se cierre la subasta. Entre tanto, la cotización sigue sin apenas recoger otros importantes aspectos como han sido sus excelentes resultados trimestrales o los recientes movimientos de consolidación en el sector Europa.

Es cierto que el anuncio de la oferta de compra de KKR a Telecom Italia, que valora a la compañía italiana en 10.800 millones de euros, ha logrado despertar un cierto interés al poner en valor sus activos, así como la capacidad de la operadora española de liderar este proceso de concentración.

Pero el mercado enseguida ha dado un paso atrás pendiente de algunos rumores sobre la posible venta de activos de la operadora para ajustar sus cuentas que reduciría su interés por salir de compras.

Tampoco ha logrado recoger con demasiado vigor la condena de la Audiencia Nacional para que el Ministerio de Hacienda le devuelva del orden de 1.000 millones de euros, 800 millones más intereses, por el cobro excesivo del impuesto de Sociedades.

Una vez reconducido el crecimiento tras la pandemia y de haber logrado el reequilibrio de las divisas, uno de sus puntos débiles sigue siendo la fuerte competencia en España que estaría condicionando sus márgenes por encima de las previsiones de los analistas. Un problema que busca resolver con la baja incentivada de al menos 3.000 trabajadores.

Pese a todo, el grupo mantiene un fuerte apoyo por parte de las principales casas de análisis. Aunque existe cierta división, la mayoría de firma aconseja comprar o sobreponderar al considerar que Telefónica cotiza con unas ratios de rentabilidad y valor en libros muy inferior a la media del sector.

De momento, el valor ha conseguido contener la sangría sufrida en octubre y ha logrado recuperar la referencia de los 4 euros, que no es poco. Ahora le toca consolidar posiciones en una situación de mercado muy complicada, pero si lo consigue y logra sus objetivos con el fútbol puede convertirse en uno de los grandes protagonistas del mercado en esta recta final del año.

Artículos relacionados