BOLSA

Ezentis, momentos difíciles

Las re­no­va­bles están ge­ne­rando im­por­tantes de­cep­ciones al mer­cado en los úl­timos tiem­pos. Al tro­pezón de Nyesa con su fi­lial de Nyesa Renovables se ha unido en estos días la marcha atrás anun­ciada por Ezentis en su oferta de compra de la com­pañía Rocío Servicios Fotovoltaicos.

El consejo de administración de Ezentis ha acordado desistir y no seguir adelante con el proyecto común de fusión por absorción de Rocío Servicios Fotovoltaicos, empresa controlada por su principal accionista José Elías.

El grupo de gestión de redes de telecomunicaciones y energía justifica esta decisión por la negativa de la CNMV de dar la dispensa al socio único de la empresa fotovoltaica de la obligación de formular una oferta pública sobre la totalidad de las acciones de Ezentis al no concurrir los requisitos exigibles para dicha concesión.

El objetivo de esta operación anunciada a primeros de julio era generar un nuevo líder en servicios de telecomunicaciones y energías renovables. La ecuación de canje acordado para la fusión era de 226.107 acciones ordinarias de Ezentis, de 0,3 euros de valor nominal cada una, por cada título de Rocío con un valor nominal de un euro.

Esta ecuación suponía entregar a José Elías, socio único de Rocío, el 59,4% del capital social del gestor de redes, con lo que pasaría a controlar el 70% de la compañía tras adquirir a principios de año el 28,57% del capital. Esta toma de control exigiría el lanzamiento de una opa por la totalidad de no recibir la dispensa, como así ha sido, por parte de la CNMV.

Un serio varapalo para las expectativas de crecimiento de Ezentis. Pese a todo, el consejo de administración ha anunciado su intención de seguir explorando todas las alternativas a su alcance de cara a desarrollar e implementar la estrategia marcada por la sociedad.

Tras esta mala noticia, la cotización del grupo ha acentuado la dinámica bajista marcada desde principios de año, pasando de superar los 0,45 euros a mediados de enero a desplomarse hasta los 0,22 euros. Menos de la mitad.

En este nivel encontraría un importante suelo que de romperlo a la baja llevaría al valor hacia sus mínimos históricos registrados durante el peor momento de la pandemia en 2020, por debajo de los 0,2 euros por acción.

Artículos relacionados