BOLSA

Nicolás Correa, buen momento

Cada vez son más los ope­ra­dores que con­si­deran in­vertir en va­lores de pe­queña ca­pi­ta­li­za­ción. Entre las fa­vo­ritas en el mer­cado es­pañol se ha si­tuado Nicolás Correa. El grupo in­dus­trial bur­galés acu­mula cuatro años en plena es­ca­lada al­cista para al­canzar nuevos má­ximos este mes de no­viembre como res­puesta a una ges­tión seria y res­pon­sable ba­sada en cuidar la ren­ta­bi­li­dad.

A pesar de las desventajas de las pymes para hacer frente a las grandes corporaciones a la hora de hacer frente al cuello de botella en los suministros, también es cierta su mayor capacidad de adaptabilidad para dar respuesta a problemas como este o a los propios vaivenes del mercado.

Y uno de los mejores ejemplos del mercado español es Nicolás Correa, que está consiguiendo mantener sus márgenes operativos, a pesar de la subida generalizada de las materias primas y del transporte, recuperando además los niveles de facturación previos a la pandemia.

La cifra de negocios consolidada durante los nueve primeros meses del año ha sido de 52,7 millones de euros, lo que supone un aumento del 12% con respecto a los 47 millones a septiembre de 2020. Este crecimiento ha impulsado su Ebitda hasta los 5,5 millones de euros, un 10% sobre los ingresos ordinarios consolidados para cerrar sus cuentas con un beneficio antes de impuestos de 4 millones de euros, un 14% más.

De este modo, un año más se refleja el compromiso del grupo con la rentabilidad, cuidando con más detalle que nunca la estrategia enfocada hacia la eficiencia de sus procesos productivos con una estricta política de control de costes para aprovechar mejor la recuperación de la demanda.

No es de extrañar, por tanto, el interés del mercado en la acción que, salvo el significativo ajuste con el cierre de la pandemia, no ha dejado de crecer en el último lustro para superar en noviembre, por primera vez en la historia, la cota de los 6,1 euros por acción.

Artículos relacionados