Los fondos buscan re­fugio en pleno alza de la in­fla­ción y en un nuevo es­ce­nario de tipos

Los gestores de fondos se cubren las espaldas con 39.000 millones en depósitos

La li­quidez se dis­para hasta cerca de ni­veles no vistos desde hace ya un lustro

Fondos y depósitos.
Depósitos

Las ins­ti­tu­ciones de in­ver­sión co­lec­tiva con pa­sa­porte es­pañol si­guen ha­ciendo acopio de li­qui­dez. Al cierre del mes de sep­tiem­bre, los ges­tores ha­bían co­lo­cado 39.100 mi­llones de euros en de­pó­si­tos, un 2,89% más res­pecto al mes de agosto an­te­rior. Ningún otro epí­grafe de los in­ver­sores re­si­dentes en España crece más res­pecto al mes pre­vio. Pero, en reali­dad, el acopio de li­quidez viene desde mucho an­tes.

En octubre de 2020, los fondos de inversión nacionales tenían apenas 30.900 millones en depósitos. Tras el gran desplome provocado por el estallido de Covid-19 en marzo del año pasado, los gestores intensificaron sus apuestas en activos de riesgo para aprovechar unos precios muy castigados. La estrategia tuvo premio, porque lo que vino después fue un gran rebote que llenó las carteras de plusvalías.

Pero desde entonces, se ha producido el movimiento contrario. Los fondos han ido recogiendo parte de las plusvalías acumuladas y, en paralelo, han buscado refugio en los depósitos a plazo para protegerse de un nuevo escenario marcado por el aumento de la inflación y las expectativas de un cambio más o menos rápido en las políticas monetarias de los bancos centrales de Estados Unidos y la zona euro.

Desde los citados mínimos de octubre del año pasado, las posiciones en depósitos han crecido la friolera de 8.200 millones de euros, cifra que se sitúa en los 6.700 respecto a los 32.400 a los que terminó el ejercicio 2020. El crecimiento es de nada menos que del 20% sólo en los nueve primeros meses del año, y ha ido ganando velocidad a medida que avanzaba el año y las valoraciones en los mercados se hacían más exigentes.

De hecho, por primera vez este año los fondos han elevado sus posiciones en depósitos durante dos meses consecutivos en agosto y septiembre, en una demostración de que la incertidumbre sobre el futuro inmediato crece. "Vienen meses difíciles en pleno cambio de ciclo monetario. Poner parte del patrimonio de los fondos a buen recaudo es una prioridad ahora", señalan en una gran gestora nacional.

Esta creciente estrategia defensiva se produce en un momento dulce para la industria de fondos de inversión, que acumula 16 meses de continuos crecimientos de las captaciones. Según datos de Inverco, sólo en septiembre entraron 1.777 millones de euros, que elevan las suscripciones netas en estos productos hasta cerca de 20.000 millones de euros en lo que va de un año excepcional para el sector.

Más de 3000.000 millones en fondos

El patrimonio total de los fondos registrados en España al cierre del tercer trimestre marcó un nuevo máximo histórico en los 307.583 millones de euros. Por lo tanto, cerca del 13% del patrimonio estaría invertido en depósitos. "Lo normal es que se mantenga en estos niveles o incluso crezca un poco en los próximos meses hasta que se despejen las incógnitas sobre el futuro de los tipos de interés", señalan fuentes del sector.

Según los últimos datos del Banco de España, casi todos los segmentos elevaron sus posiciones en depósitos en septiembre. Los hogares lo hicieron muy ligeramente, frente a agosto, por poco más de 700 millones de euros, hasta superar los 940.000 millones. Por su parte, los depósitos de las empresas crecieron 6.500 millones respecto a agosto hasta los 304.500 millones. Pero los crecimientos porcentuales fueron claramente inferiores a los de los fondos de inversión, que siguen cubriéndose las espaldas.

Artículos relacionados