EBN Banco aban­dera las ren­ta­bi­li­dades en los pro­ductos de na­cio­na­lidad es­pañola

Sólo los bancos pequeños dan la cara en un mercado de depósitos muerto

Las grandes en­ti­dades si­guen com­ple­ta­mente fuera de juego y no ofrecen al­ter­na­tivas

Depósitos en bancos españoles.
Depósitos en bancos españoles.

El pa­no­rama de ren­ta­bi­li­dades de los de­pó­sitos a plazo es­pañoles es sen­ci­lla­mente de­sola­dor. Un simple vis­tazo a los tipos de in­terés me­dios dice que estos pro­ductos están ofre­ciendo un 0,01% hasta doce me­ses, un 0,49% entre uno y dos años y un 0,04% en los plazos más lar­gos, según los úl­timos datos del Banco de España hasta sep­tiem­bre. Poco o nada que rascar para quienes no aceptan riesgos en otros ac­ti­vos.

En este mercado prácticamente muerto, son las entidades más pequeñas las que están salvando la cara de un sector que, sencillamente, lleva años dejando en la estacada a sus clientes más conservadores. Evidentemente, sus campañas responden a las propias necesidades de liquidez de estas entidades, pero lo cierto es que sea como sea los pequeños se han convertido en la tabla de salvación.

Una tabla pequeña, mínima, pero tabla al fin y al cabo, que cuenta con poquísimas entidades españolas. Una de ellas es EBN Banco, una entidad pequeña pero muy especializada y rentable que desde hace ya un tiempo comercializa una gama de depósitos llamada 'sinycon' que entra y sale de escena a la medida de las necesidades de la entidad. El banco acaba de volver a poner en circulación sus depósitos.

Ofrece el 0,60% a 24 meses. Además de este depósito a medio plazo, da el 0,50% a 18 meses, el 0,40% a 12 meses y el 0,20% a seis meses. Son tipos que poco tienen que ver con los que ofrecía cuando empezó el año -por encima del 1% en los plazos más largos- pero que en cualquier caso son los mejores de la banca de nacionalidad española. Por ahí está también Wizink, con rendimientos interesantes, pero más bajos que los de EBN.

La banca, en evidencia

Sus ofertas dejan en evidencia a la gran banca tradicional, que lleva demasiado tiempo mirando para otro lado. Ni siquiera en el nuevo escenario en marcha, en el que todo apunta a subidas de tipos de interés a un año vista en Europa, hay atisbos de reactivación de las ofertas de depósitos. El 0% es la respuesta permanente de los bancos de toda la vida a pesar de la reiterada petición de alternativas de sus clientes más conservadores.

Al fin y al cabo, el cliente de esos perfiles quiere la tranquilidad de poner su dinero a buen recaudo y de hacerlo en un banco en el que su dinero está garantizado por el fondo de garantía de depósitos español. Cuestión de tranquilidad. Desde ese punto de vista, ofertas como la de EBN -que, por cierto, se reserva la posibilidad de resolver o modificar las condiciones de los depósitos con previo aviso de dos meses- son un soplo de aire fresco.

Lo demás exige elegir entidades extranjeras menos conocidas que, por cierto, también han rebajado sensiblemente las rentabilidades de sus depósitos en los últimos meses. Bancos pequeños portugueses, checos o italianos dan rendimientos que alcanzan el 1% en los plazos más largos por encima de tres años. Plazos no demasiado atractivos en un entorno cambiante de tipos que puede provocar que haya pronto ofertas atractivas de estos mismos bancos en períodos más cortos.

Artículos relacionados