BOLSA

Ezentis, proceso de reorganización

Con el fin de aho­rrar costes y fa­ci­litar un fun­cio­na­miento más ágil y más par­ti­ci­pa­tivo, Ezentis ha op­tado por ajustar sus ór­ganos de go­bierno a la si­tua­ción ac­tual. Al que se hacía es­pe­rar, En con­creto, el Consejo de Administración tiene pre­visto pro­poner a sus ac­cio­nistas en la pró­xima junta la re­duc­ción del nú­mero total de con­se­jeros a siete con la su­pre­sión de con­se­jeros eje­cu­ti­vos.

El grupo de infraestructuras de redes ha acordado suprimir también la Comisión Ejecutiva Delegada. Con estas medidas pretende también conferir al órgano ejecutivo un carácter más directo en las labores de supervisión y control, concentrando las decisiones más relevantes de la compañía en el propio Consejo de Administración, agilizando su funcionamiento.

Entre otros motivos para esta supresión se ha tenido en cuenta su número de reuniones con el Consejo de Administración, el número actual de miembros de la Comisión y los costes anuales que supone dicha Comisión.

En ningún caso, asegura Ezentis, esta eliminación supondrá una limitación para el ejercicio de las funciones legales del Consejo de Administración que asumirá las facultades delegadas a la Comisión Ejecutiva.

Todo ello en medio de unos resultados trimestrales marcados aún por los números rojos. De enero a septiembre, el grupo ha sufrido unas pérdidas de 25,4 millones de euros achacados a tres grandes factores. Las pérdidas de activos disponibles para la venta, -9,9 millones de euros, el Plan de Transformación 2020-2021, -9,7 millones de euros, y el impacto de unos 2,2 millones de euros por la Covid y Filomena.

Pese a todo, los ingresos en los nueve primeros meses del año se han mantenido estables, con un ligero crecimiento del 2,6% en moneda constante, hasta 278,3 millones de euros, mientras el Ebitda ha aumentado a 29,7 millones, un 8,7% más en moneda constante, con un margen del 10,7%.

Esta cifra ha venido impulsada por la sólida cartera comercial de la compañía, que alcanza 717 millones de euros (1,9 veces sobre ingresos), con una contratación acumulada de 357 millones de euros en el período. Europa supone el 58,8% de la cartera y la región Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile) se mantiene como activo para la venta.

Aunque sigue aún algo alta, la ratio de endeudamiento se ha reducido de 3,7 a 3,3 veces Ebitda. Las perspectivas de la compañía son cerrar 2021 con unos ingresos de más de 350 millones de euros, con un margen Ebitda de entre el 10% y el 11% y un efectivo y equivalentes de efectivo de más de 25,7 millones de euros.

La compañía, en cualquier caso, sigue mostrando una cierta debilidad, según los analistas, y así lo viene recogiendo el mercado. La acción acumula un retroceso de cerca del 50% desde sus máximos en 0,45 euros por acción a mediados de enero hasta los algo menos de 0,25 euros a los que cotiza en la actualidad. Sobre los 0,22 euros encuentra un importante soporte, según los expertos técnicos, desde donde podría proponer un nuevo rebote; pero sin demasiada ambición.

Artículos relacionados