BOLSA

Colonial, más dudas que respuestas

Ni el buen mo­mento in­mo­bi­liario ni la po­si­tiva evo­lu­ción de la ac­ti­vidad de Colonial acaban de con­vencer a los mer­ca­dos. La ac­ción lleva desde el mes de agosto en una preo­cu­pante ten­dencia la­teral ba­jista que em­pieza a com­pro­meter su ren­ta­bi­lidad este año. Corre el riesgo in­cluso de romper a la baja im­por­tantes suelos que po­drían llevar al valor hacia los peores ni­veles del año pa­sado.

Los notables resultados logrados al cierre del tercer trimestre no han logrado sacar al grupo inmobiliario de esta dinámica bajista. La compañía ha ganado 184 millones de euros entre enero y septiembre frente a los 5 millones de beneficios contabilizados en igual período del pasado ejercicio. Con un BPA comparable de 23,9 céntimos de euros, un 9% superior.

Buena parte del impulso del beneficio ha procedido de la revalorización de 146 millones de euros del valor de sus activos frente a la caída de 140 millones de euros experimentada por el impacto de la crisis covid en el sector.

Todo ello marcado además por una aceleración en el tercer trimestre de su actividad en París y Madrid con unos niveles de ocupación de oficinas del 93%. Un aspecto destacado por los analistas pues garantiza los ingresos futuros de Inmobiliaria Colonial.

El grupo consigue cerrar así el tercer trimestre con un balance reforzado con un “Liability Management” por más de 1.000 millones de euros que refleja unas buenas ratios de gestión. A ello se suma una reducción del coste de la deuda por debajo del 1,5%, permitiendo al grupo financiarse a precios históricamente bajos.

Gracias a estas cifras, presume la compañía, cuenta con uno de los mejores ratings del sector inmobiliario español. La agencia de medición de riesgos Standard & Poor´s (S&P) ha fijado una calificación de BBB+.

Con todo, la primera reacción del mercado a estas cuentas ha sido una caída cercana al 4%. De hecho, tampoco cuenta con el apoyo de los analistas con claro predominio de las recomendaciones de vender o infraponderar. Entre ellas destaca la de Barclays que, pese a subir su valoración en agosto, mantiene un precio objetivo de 7,4 euros por acción, muy por debajo de los 8 euros en los que cotiza en la actualidad.

Artículos relacionados