BOLSA

CAF, el lastre de los suministros

Entre las sor­presas ne­ga­tivas de la tem­po­rada de re­sul­tados del tercer tri­mestre ha es­tado CAF, con unas cuentas por de­bajo de lo es­pe­rado por los ana­lis­tas. Aunque, en ge­ne­ral, la evo­lu­ción ha sido po­si­tiva a lo largo de la cri­sis, los mer­cados con­fiaban en un mayor re­flejo de la ac­ti­vidad co­mer­cial de estos meses en sus cuen­tas.

El beneficio ha alcanzado los 59 millones de euros en el tercer trimestre frente a las pérdidas de 20 millones del mismo período del año anterior, situándose por encima de niveles prepandemia con unas ganancias de 39 millones de euros a septiembre de 2019.

Sin embargo, los retrasos en las entregas de Solaris, su filial de autobuses, debido a los problemas de suministro de componentes electrónicos han marcado en parte la decepción en sus cuentas, sobre todo, del lado del Ebitda. Una situación que la compañía confía en poder revertir en esta recta final del ejercicio.

Si consigue recuperar el ritmo en el cuarto trimestre, los analistas del Banco Sabadell creen que al final el impacto de estos retrasos será muy limitado y sin apenas incidencia en su valoración, por lo que han reiterado su recomendación de comprar.

La empresa además ha destacado los máximos históricos en ratios de crecimiento y avance en niveles de rentabilidad, superando las cifras previas a la pandemia en ventas. De hecho, la cartera de pedidos ha crecido un 11% respecto a 2020, alcanzando los 9.738 millones de euros, siendo el negocio ferroviario el mayoritario, suponiendo 8.095 millones de ingresos, frente a los 712 del de autobuses.

Las contrataciones son tres veces superiores a las del año comparado, llegando a los 2.964 millones, mientras que las ventas han subido un 12%, hasta llegar a los 2.033 millones. El Ebitda, por tanto, se ha disparado un 27% hasta los 175 millones de euros.

Con todo, los inversores están optando por retirarse de forma prudencial del valor. Desde la presentación de sus resultados ha perdido cerca de un 8% entrando en terreno negativo en el conjunto del año. Y lo que es peor, con un perfil muy volátil, aunque la mayoría de las recomendaciones siguen siendo de comprar o sobreponderar con vistas al medio plazo.

Artículos relacionados