Monitor del Seguro

Mapfre crece en primas más rá­pido que el sector y la eco­nomía

Las principales aseguradoras europeas exhiben su fortaleza

Tercer tri­mes­tre: la evo­lu­ción del ne­gocio au­gura un po­si­tivo cierre de año

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

A poco menos de mes y medio del cierre del ejer­cicio 2021, el se­guro es­pañol poco a poco va re­cu­pe­rando el te­rreno per­dido en 2020 como con­se­cuencia de la irrup­ción en es­cena del Covid-19. En los nueve pri­meros meses del año, los in­gresos de las ase­gu­ra­doras por la venta de pó­lizas se si­tuaron en 44.890 mi­llones de eu­ros, un 4,10% más que un año atrás, según mues­tran los datos pro­vi­sio­nales re­ca­bados por Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras (ICEA) y re­co­gidos por Unespa.

El negocio es todavía un 7,39% inferior en relación al de los primeros nueve meses de 2019, el ejercicio prepandemia. Estos resultados se han logrado en un contexto económico cuanto menos complicado.

La economía española creció un 2% entre julio y septiembre, según datos del Instituto Nacional Estadística (INE); un avance menor de lo esperado. Se preveía un repunte mayor en este trimestre tras el levantamiento de las restricciones y el avance en la vacunación.

El consumo de los hogares no ha acompañado la recuperación. En términos interanuales el PIB se sitúa en el 2,7% frente al robusto 17,5% del segundo trimestre. Y hay que destacar, además, que ambos datos están influenciados por el efecto base.

Teniendo estos números en mente, parece que el seguro, aunque todavía no ha recuperado todo el terreno perdido en la pandemia, evoluciona a un ritmo más que decente; mayor que el de la economía española. Esto en general, y en particular también. Aunque todavía quedan muchas entidades por presentar sus resultados de los nueve primeros meses del año, los que se van conociendo no han decepcionado.

Una de las firmas que ya los han presentado ha sido Mapfre, que hasta septiembre obtuvo un beneficio neto de 524 millones de euros, lo que supone un incremento del 16,4% respecto al mismo período del ejercicio anterior. Los ingresos del grupo superaron los 19.783 millones de euros, un aumento del 3,8%, en tanto que las primas crecieron un 7% en euros hasta alcanzar los 16.632 millones de euros.

Área regional

En concreto, en el Área Regional Iberia (España y Portugal), las primas se incrementaron un 7,4%, hasta los 5.704 millones de euros. Destaca el crecimiento del negocio de Vida, gracias, entre otros motivos, a la mejora de las ventas de productos de unit linked y pólizas de colectivos.

En España, las primas se incrementaron un 7,6%, frente al citado avance del sector del 4,1%, manteniéndose como el país que más aporta al beneficio del grupo, 328 millones de euros. El resto de las ganancias de la unidad de seguros proceden del área regional de Norteamérica (76,5 millones), Brasil (50,1 millones), Latam Sur (43,5 millones), Latam Norte (20,2 millones) y Eurasia (14,9 millones).

Mapfre es una de las principales entidades europeas por primas, y hasta la fecha hay otras tres del Top 15 que han presentado también sus resultados. Todas ellas, como en el caso de la española, crecen por encima del PIB de la eurozona del tercer trimestre, que se situó en el 3,7% en tasa interanual, lo que muestra la resiliencia del negocio asegurador.

El grupo francés AXA aumentó sus ingresos totales un 7% en los nueve primeros meses del año, elevándose hasta los 75.969 millones de euros. El crecimiento total de los ingresos de la alemana Allianz fue del 9,5%. Y la italiana Generali cerró septiembre con un volumen de primas netas emitidas de 54.900 millones, un 6,4% más que en el mismo período de 2020.

Resistencia a la crisis

Todo parece indicar que, si no se tuerce nada de aquí a final de año, el negocio asegurador europeo, y el español, mostrará su fortaleza y resiliencia ante las crisis. De cara al próximo ejercicio la evolución debería mantenerse positiva.

Según se recoge en el Informe trimestral de la economía española (Boletín Económico 3/2021) del Banco de España, las proyecciones macroeconómicas más recientes del personal del BCE prevén una continuación de la recuperación en el medio plazo en la zona euro: tras crecer un 5% en 2021, el PIB avanzaría un 4,6% y un 2,1% en los dos años siguientes.

Bajo este escenario, el producto del área del euro considerada en su conjunto podría alcanzar su nivel precrisis hacia el final de este ejercicio y superarlo en algo más de cinco puntos porcentuales al final de 2023. En el caso de España, la economía alcanzaría el nivel de PIB previo a la crisis en el transcurso de 2022.

El Banco de España explica que “el retraso con respecto al momento en que se produciría ese hito para el conjunto del área del euro, que se estima en algo menos de un año, refleja el impacto comparativamente más severo de la pandemia en nuestro país en sus estadios iniciales y, sobre todo, el mayor peso de los servicios con un elevado grado de interacción social, vinculados, en particular, a la actividad turística”.

Artículos relacionados