Citadel Advisors y D.E. Shaw están por de­bajo del 0,5% y Citadel Europe baja del 1%

IAG hace más ricos a los bajistas, que despegan hacia otras pistas

La ac­ción sigue pa­gando las dudas sobre el Covid, pero no puede bajar mucho más

Aerolíneas IAG
Aerolíneas IAG

Cuando em­pezó el mes de no­viem­bre, los in­ver­sores ba­jistas ha­bían sem­brado de minas el ca­pital de IAG. Citadel Europe, Citadel Advisors y D.E. Shaw apos­taban a la baja al­re­dedor del 2,5% del ca­pital de la ae­ro­lí­nea. La ac­ción venía de una re­bote que la había lle­vado hasta las in­me­dia­ciones de los 2 eu­ros, y los 'hedge funds' vieron la pe­núl­tima opor­tu­nidad de hacer for­tuna en uno de los grandes dam­ni­fi­cados por el Covid-19.

Dos semanas después, la situación ha cambiado de forma bastante radical. Citadel Advisors y D.E. Shaw han reducido sus posiciones cortas por debajo del 0,5% -nivel por debajo del cual ya no se pueden rastrear los movimientos sucesivos- y Citadel Europa sólo conserva el 0,99% de las acciones de IAG. No tenía menos desde que empezó el mes de octubre. La lectura es que la compañía tiene el camino mucho más despejado en bolsa.

Entre estas dos últimas semanas se sitúan los resultados del tercer trimestre publicados el pasado día 5. Las cuentas tuvieron un impacto positivo inmediato y llevaron la cotización por encima de los 2 euros. Es verdad que los números de British Airways y Aer Lingus siguen dejando bastante que desear, y también que la previsión de capacidad del 60% para el cuarto trimestre se ha quedado por debajo de lo esperado.

Pero no es menos cierto que Iberia sí ha conseguido beneficio operativo durante el tercer trimestre y que Vueling, el operador 'low cost', ha alcanzado el 'break even' gracias la reactivación del tráfico de corto y medio radio durante el pasado verano. Y a nivel del grupo, los resultados superaron las previsiones de 'ebit' antes de extraordinarios y el nivel de liquidez de IAG se ha reforzado significativamente.

Las bases, puestas

Por lo tanto, están puestas las bases para afrontar el futuro con ciertas garantías. "Desde luego, parece más que suficiente para que la compañía se pueda agarrar en el peor de los casos al soporte de los 2 euros. Es verdad que la acción está muy volátil y el mercado complicado, pero los peores momentos han quedado muy atrás. Vendrán curvas, pero no serán tan pronunciadas", señala un analista del sector.

De lo que no hay ninguna duda es de que la acción está barata. Lo que no quiere decir que a corto plazo el valor pueda volar en bolsa con todas las garantías. Las últimas sesiones han dejado claro que la IAG sigue siendo muy sensible a cualquier noticia relacionada con el Covid-19. La sexta ola amenaza en el horizonte inmediato después de que la semana pasada fueran notificados casi 2 millones de casos en Europa.

Es la mayor cantidad en una semana desde que comenzó la pandemia. "La acción de IAG ha sufrido en las últimas horas, como todas las compañías turísticas, pero hemos detectado importantes tomas de posición aprovechando la corrección del precio, pero hay un importante soporte ahora en los 1,90 euros. Las cosas tendrían que empeorar mucho para ver la acción muy por debajo", señalan fuentes bursátiles.

En este sentido, los 'hedge fund' ya no apuestan por un desplome a toda regla en las próximas semanas. De momento, se han decidido a blindarse en el valor deshaciendo posiciones a la vista de que no hay mucho más que sacar en una compañía que parece preparada para aguantar una nueva embestida del virus. A medio camino entre sus máximos y mínimos del año, IAG sigue esperando el momento propicio para despegar.

Artículos relacionados