Monitor de Innovación

Los do­cu­mentos re­velan su­puesto des­con­trol in­terno, to­le­rancia ante el odio y fa­vo­ri­ti­simo po­lí­tico

Facebook batalla las filtraciones de Frances Haugen

La com­pañía de Mark Zuckerberg bate su ré­cord de be­ne­fi­cios

Mark Zuckerberg, Facebook
Mark Zuckerberg, Facebook

Opacidad, falta de con­tro­les, po­lí­tica de 'vista gorda' ante in­ci­ta­ciones al odio y la in­to­le­ran­cia, fa­vo­ri­tismo hacia po­lí­ticos con­ser­va­do­res... La lista de fil­tra­ciones des­ta­pada por la ex em­pleada Frances Haugen pa­rece la des­cla­si­fi­ca­ción de los ar­chivos de una dic­ta­dura ter­cer­mun­dista, pero todas ellas apuntan a Facebook, una de las em­presas tec­no­ló­gicas más pu­jantes del pla­neta. La com­pañía li­de­rada por Mark Zuckerberg se en­frenta a un nuevo ma­zazo a su repu­tación en un mo­mento en que sus be­ne­fi­cios tocan un nuevo te­cho.

Haugen, que trabajó durante dos años para el coloso de internet como gerente de producto, ha demostrado por enésima vez que no hay nada como un antiguo colaborador arrepentido para revelar los escándalos más sonados.

"Fomenta el odio"

Esta ingeniera informática y científica de datos filtró una serie de documentos confidenciales sobre la compañía de los que se hicieron eco importantes medios internacionales, como 'The Wall Street Journal', 'Financial Times' o 'Le Monde'.

De ellos se desprende que la cúpula de Facebook presuntamente toleró durante mucho tiempo prácticas como la desinformación, el discurso de odio y la incitación a la violencia, lo que contribuyó a hechos como el asalto al Capitolio de Washington del pasado 6 de enero.

Los ya conocidos como 'papeles de Facebook' también salpican a la reina de las redes sociales en una supuesta política de favoritismo hacia ciertos líderes políticos conservadores, como Donald Trump o la ultranacionalista india Narendra Modi, a los que se permitía burlar los controles de contenido.

El escándalo ha colocado a Haugen en la exclusiva lista de 'Quijotes' a la que pertenecen Edward Snowden o Hervé Falciani: personajes que han sido capaces de dinamitar el 'establishment' político y económico gracias a su acceso a datos comprometedores.

La ex gerente, en una reciente comparecencia ante el Senado de EEUU, no dudó en acusar a sus antiguos empleadores de "fomentar el odio" y de anteponer su cuenta de beneficios a la ética y a la seguridad de los usuarios de la plataforma. Asimismo, afirmó que existen serias carencias en el control y comprensión del funcionamiento de los algoritmos que determinan el contenido que se muestra a los usuarios.

La hucha de Facebook, a reventar

Su imagen pública se deteriora, pero las cuentas de Facebook no pueden ir mejor. El pasado 25 de octubre, la empresa reportó unos beneficios récord, apoyados principalmente en su negocio publicitario. En los primeros nueve meses del año, las ganancias ascendieron a 29.085, lo que supone un aumento interanual del 62% que ha llevado a la compañía a una nueva cima.

Ese mismo día se produjo otra comparecencia de Haugen ante el Parlamento británico, en la que se reafirmó en las acusaciones vertidas sobre el gigante. Por el momento, la reacción de Facebook ha sido negar la mayor: hace unas semanas, Lena Pietsch, directora de comunicación política en la compañía, relativizó el acceso de la ex gerente de producto a información confidencial: "Sólo trabajó en Facebook dos años; no tenía a ningún empleado a su cargo; jamás asistió a una reunión con altos directivos en la que se tomasen decisiones y ella misma testificó en más de seis ocasiones no haber trabajado en los temas de los que hablaba", indicó Pietsch en un comunicado.

Por su parte, Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, califica a los documentos filtrados como parte de una campaña orquestada para "pintar una imagen falsa" de la empresa.

Artículos relacionados